Cien Años de Soledad - García Márquez - Libro - Reseña. - Mariana lee

jueves, 29 de septiembre de 2016

Cien Años de Soledad - García Márquez - Libro - Reseña.

 

García Márquez es un genio, y Cien Años de Soledad no se queda atrás.
Desde ya advierto que siento que me quedé muy corta con ésta reseña, pero “las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma”.  
¿Quién no ha escuchado hablar alguna vez de Cien Años de Soledad?  Ya sea porque se les ha obligado a leer en el colegio, o porque son lectores y lo han oído por ahí, o cualquier otra razón que lleve al punto de que han oido hablar de él y del famoso colombiano GG Márquez.

Cien Años de Soledad es un clásico latinoamericano que ha dado pie a un sin fin de novelas. Sin duda alguna, como bien escuché en un vídeo alguna vez de alguien cuyo nombre no recuerdo, un lector no está completo hasta que no experimenta a García Márquez y hasta que lee su obra más popular Cien Años de Soledad, así que si te mandan a leerla en el colegio no lo pienses dos veces y sácate de la cabeza la idea de que leer clásicos (o literatura no juvenil en general) es fastidioso, es necesario experimentar como lector con una novela como ésta y así como nadie escribe como Saramago, Allende entre un sin fin de autores latinoamericanos, nadie lo hace como García Márquez y en toda la faz de la tierra no hay una obra como Cien años de Soledad, por ello me parece fundamental leerla en la adolescencia y más si es para discutirla en clases, es una obra que brinda mucha cultura y que es una delicia, si algunos le prestaran más atención a las clases de Castellano quizás el mundo estaría mejor, y quizás, tal vez, no lo sé, sólo estoy suponiendo, si nos tomáramos la oportunidad de sentarnos a disfrutar de una obra como ésta, muchos serían mejores personas y quizás el mundo no estaría en el hueco de mierda en el que se encuentra.
 

Se me hace muy difícil hablar de Márquez y más aún si me atrevo a reseñar Cien Años de Soledad, tengo una relación bastante personal con él y sobretodo con sus obras y su estilo de escritura que se me dificulta reflejarlo con palabras, Cien años de Soledad es un libro bastante influyente en mí que ha marcado varios precedentes en mi vida y del que me cuesta hablar, así que haré lo posible y espero darme a entender. 
Cien Años de Soledad se divide en tres etapas diferentes y bastante marcadas que hablan principalmente de las andanzas de la familia Buendía en el estrafalario pueblo de Macondo, nos narra la historia de seis generaciones comenzando por la de José y su mujer Úrsula y terminando en Aureliano Babilonia.


Cien años de soledad es una novela concebida como un cuento, un relato que adquiere las dimensiones de una obra infinita. Hay quienes especulan que el propio título corresponde a un homenaje a los cuentos, a la tradición de Las mil y una noches, con narraciones encadenadas de personajes distintos que poseen su propia moraleja. De cada uno de esos personajes sabemos poco, solo lo suficiente para hacernos una idea que vale para el caso y el conjunto; todos los personajes tienen un rasgo que los define que se combina con otros distintivos heredados, así que no hace falta saber gran cosa de ellas, porque todos son una repetición mejorada o agravada de quienes los preceden, con características reconocibles y nombres reiterados que llevan a la confusión y a la fatalidad del tiempo y genética. Es por eso que una novela como Cien años de soledad, con tantos personajes que repiten hasta el cansancio los nombres de sus antecesores (Los Buendía en Macondo), provoca un efecto déjà-vu, pues  genera esa sensación irreparable de que son los mismos con leves variantes, la impresión de que estamos encadenados a la herencia genética y a la confusión genealógica.




La primera etapa nos introduce en la familia Buendía y llegamos a conocer a sus principales miembros y donde vemos la conformación de Macondo. La segunda estapa nos cuenta el desarrollo político, cultura y social de Macondo a la vez que nos narra las aventuras de la familia Buendía y el nacimiento de nuevos personajes. La última etapa es sin duda la más especial y en donde está contenida la magia principal de la novela, así que prefiero guardarme mis palabras y dejar que averiguen de qué hablo por ustedes mismos.

Está demás decir que todos los protagonistas están condenados a una vida en soledad; su destino fue sellado por el atrevimiento que demostraron a los patriarcas al cometer incesto, es decir, casandose sienda ya familia. A medida que Macondo crece, las tres generaciones van transcurriendos, y los tres hijos que tienen los Buendía acaban cometiendo errores terribles por los cuales se les castiga y condenan a sí mismos en soledad.


Y es que, el resultado de una obra como ésta es, a fin de cuentas, un círculo que no acaba de cerrarse, y donde quedan todos atrapados en una fatalidad que se cumple por encima de la voluntad, dando como resultado el destino que nos sobreviene. Todas las novelas de Márquez tienen ese rasgo como mínimo común múltiplo, pues hay una amargura ante la evidente repetición, hay osadía, la temeridad de quién hace lo que quiere sabiendo que el destino lo hará enderezarse. Los personajes se conocen, no son tontos, saben cuáles son sus limitaciones, las repeticiones que se producen desde sus generaciones anteriores; conocen el orden cíclico que rige al mundo. Macondo es una orbe en chiquitico, allí todo se inventa, se descubre, se prueba, una ciudad salvaje, primitiva, en pro de la urbanización, que da la sensación de que los hallazgos humanos, los logros y también los desastres, ocurren sin referencia alguna, como si sucediera por primera vez, no hay conocimiento de lo que hay más allá de la ciénaga, y por eso todo descubrimiento es una novedad asombrosa, desde lo más pequeño hasta lo más profundo.


Todo lo que pasa acaba por reiterarse debido a ese círculo repetitivo de fatalidad. Quizá a esto se debe la cronología tan compleja y confusa, pues hay varias generaciones de Buendías que viven en Macondo, con una cohabitación de todos ellos. Algunos son centenarios, como Úrsula, y otros perviven más allá de su vida activa, como Aureliano, gozando de un tiempo que no cesa, y que sólo terminará cuando el círculo pare y Macondo desaparezca. Lo que presenta ésta novela, no es más que una suma de fragmentos que se remiten a una cronología redundante, un repertorio de cuentos unidos por quien los describe y predice. Toda la novela es precisamente una realidad inmediata que “le resultó más fantástica que el vasto universo de su imaginación”.





 






Y por eso es que me gusta tanto ésta novela, gracias a esa fabulosa recreación en pequeñito del mundo, en el cual los personajes pasan por las mismas etapas por las que ha pasado el género humano. Hace mucho leí un estudio que definía a los personajes como “marionetas” que obedecen al plan de un “hacedor”, y no puedo estar más de acuerdo, porque en el fondo, los hilos de los personaje los teje un ente omnipotente y omnisciente que convierte en moralmente irresponsables a los individuos. En general, el sentido con el que Gabo escribe ésta obra es la percepción que él tiene acerca de un mundo que funciona sin libertados reales ni avances verdaderos; estamos condenados a repetirnos, pues el destino nos impide ejercer esa ficción que es la libertad y en la que todos queremos creer,  pues ella es el último refugio de la fantasía humana, desmentida siempre por los hechos, la genética y la repetición. Da la impresión de que entonces, la novela tiene un sentido primordial y el  narrador está plenamente consciente de estar de pie sobre el orden y la realidad, con la impresión de reiterar en cada generación y en cada individuo lo que está condenado a emprender, atados a un destino que les hace imposibles el progreso, sometidos a la lógica de la pertenencia.

Y es que ésta novela se forma como un niño en el vientre de su madre, en sus primeras páginas se halla el embrión, desarrollando todo lo que después volverá a suceder o se agravará, en esos capítulos iniciales es donde se narra la fundación de Macondo, pero también el origen de la dinastía, en el pueblo de Rioacha, cuando los bisabuelos de José y Úrsula se conocen, y muchos años después, cuando ellos se casen, el temor de la boda entre primos seguirá presente, con miedo a tener un hijo con cola de cerdo (sí, super casual) y deciden huír a otro poblado, y es allí donde comienza la historia de los Buendía y con ella la vicisitud de las consortes, de los hijos, amantes, amigos, enemigos, la historia mil veces contada, tantas veces repetida. Es en esas primeras páginas, que está todo lo que culturalmente siempre nos ha preocupado, allí, García Márquez condensa en pocas páginas la fundación del mundo, el tabú del incesto, el homicidio original y el peso del linaje y la traición (¿Adán y Eva?), la llegada de tantas novedades que no alteran el destino, el amor no correspondido, el poder como disputa, la violencia, el origen de la guerra, el egoísmo, condenados, como en la biblia, con plagas, con la soledad, la muerte y la fantasía de la inmoralidad.


“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”, es, sin duda, una frase que se repite a lo largo de las páginas y que sirve para puntuar los elementos que siempre vuelven y que tato se parecen, hay quienes lo ven como una alegoría de la muerte que siempre nos espera y que tanto nos iguala, cuando el destino nos sorprende. Moriremos como el coronel Buendía, quizás no fusilados, pero si después de una larga agonía. A fin de cuentas, a Macondo llegarán un montón de adelantos que transforman superficialmente aquello que no cambia, pues nada de eso puede impedir la desaparición de Macondo, así como la nuestra, prevista, anticipada..


Una vez más me dirijo a todos aquellos fans del romance juvenil que vemos normalmente mal planteado hoy en día a leer a los clásicos y a disfrutar de ese amor tan puro y duradero que Gabo nos presenta en su obra Cien Años de Soledad,  aquí si que vemos un drama real y verdaderos conflictos que generan tensión, pues desde amoríos tórridos, fugas, guerras, asesinatos e inclusive suicidios por desamor, hasta una guerra civil y una revuelta de trabajadores de una plantación bananera, Cien años de Soledad se pasea por un sin fin de temas que se han distorcionado con el tiempo y que vale completamente la pena leer aquí.

En ésta historia Gabo construye una historia de realismo mágico de las mejores que he leído, en ésta obra vemos un trabajo completamente pulido y sin ningún fallo, como era de esperarse, toda la obra es una delicia y en contra de todo pronóstico en ningún momento se vuelve aburrida, vemos como Gabo describe los primeros pasos de una revolución y llegas a un punto en el que te convences de que todos los elementos mágicos que describe son ciertos. 

En definitiva una obra que abarca un contexto políti
co bastante fuerte y que nos presenta la soledad a través de tres generaciones, pero que también nos habla del amor y de un sin fin de relaciones. 
 

12 comentarios:

  1. Sé que este libro es un clasico pero aun pecando de cateta o inculta confieso no haberlo leido y tenerlo pendiente para cuando tenga mi cabeza mas centrada ya que casi me parece imperdonable por mi parte. Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! No conocía tu blog y me has dejado totalmente alucinada con tus reseñas, yo no soy capaz, por mucho que lo intento, de hacerlas tan largas y de expresarme tan bien como tú.
    Igual que Belwan todavía no lo he leído aunque como bien has dicho en el primer párrafo ¿Quién no ha oído hablar sobre él? Es verdad, que aunque lo conocía, los clásicos no son lo mio aunque reconozco el mérito de los autores.
    Puede que, después de leer tu reseña, lo lea.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Lo conozco, es un clásico.
    Y fíjate no me lo he leído, a pesar de conocerlo.
    Ya habrá tiempo para animarse más adela te.

    ResponderEliminar
  4. Lo leí hace años, más por la fama que tenía que por lo que despertaba su título en mi interés..., pero reconozco que me sorprendió y me gustó muchísimo. La manera de escribir de Gabriel García Márquez con tanto detalle me hace meterme dentro de cada estancia, de cada lugar...y su forma de escribir tan coloquial, hace que cualquier lector comprenda su lectura. Es un libro bonito, muy bonito, lleno de buenas historias, totalmente recomendable.

    ResponderEliminar
  5. Menuda reseña!! Confieso que no lo he leído, aún cuando sé perfectamente que es un clásico y he oído hablar de él no una sino muchas veces. No soy quien para dar oportunidades a los libros, más bien al revés, no creo que sea mi próxima lectura pero, acaba de subir cien peldaños.

    ResponderEliminar
  6. Menuda reseña!! Confieso que no lo he leído, aún cuando sé perfectamente que es un clásico y he oído hablar de él no una sino muchas veces. No soy quien para dar oportunidades a los libros, más bien al revés, no creo que sea mi próxima lectura pero, acaba de subir cien peldaños.

    ResponderEliminar
  7. No he tenido ocasión de leerlo, aunque este tipo de novelas no es lo mio pero no lo descarto ya que por tu reseña me ha parecido interesante. Un saludo y felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar
  8. Lo leí hace un par de años y la verdad si me gusto,aunque he de reconocer que los he leído mejores, tal vez por la fama que tenía creí que sería algo más especial pero bueno está bastante bien,saludos

    ResponderEliminar
  9. No lo he leido, pero cada una de las imágenes que has colgado de frases si las conocía, por lo que sin duda no puedo perderme el leerlo.
    Me ha encantado tu entrada y como te expresas.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Mariana! A esta obra la tengo super pero super pendiente. Siempre me la recomendian como una de las mejores del autor y tampoco he leido ningun libro de él aun. Aunque me esperan dos en mi estanteria. Me encanta el contexto en el que se desarrolla. Lo unico que temo es que se me vuelva tediosa. Creo que va a ser cuestion de intentar y ver que tal me parece. Me alegro de que te haya gustado. Espero tener las mismas sensaciones.
    Gracias por la reseña. Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Quizá por esa sensación permanente de deja-vu que genera la lectura del libro es por lo que no se molesta en adentrarse en definir mas a cada personaje de cada generación, porque al final son iguales que sus predecesores pero con pequeñas variantes, así cuando te hablan del siguiente te están defiendo el anterior ¿no?
    He oído hablar de la novela y por supuesto del escritor porque son verdaderos clásicos pero realmente no recuerdo haberla leído en el colegio. Así como me acuerdo de todos los libros de Miguel Delives que me toco leer, no recuerdo los de este autor aunque sea internacional.
    Supongo que en cada país leen en el colegio a los de su zona. Aunque tengo claro que una verdadera joya de la literatura...
    Te entiendo cuando dices que te da miedo hacer una reseña en particular de este libro...

    ResponderEliminar
  12. Tengo muchas ganas de leer 100 años de soledad ya que me lo han recomendado muchísimo. Me ha encantado la reseña ^^

    ResponderEliminar