Creación y origen del hombre según la Mitología griega. - Mariana lee

lunes, 31 de julio de 2017

Creación y origen del hombre según la Mitología griega.

 
La formación del mundo para los griegos es más que conocida. Comenzó con Caos, que dio origen a los titanes. Luego, apareció Gea, que dio origen a Urano, con el que dio a luz a los titanes, los cíclopes y los hecatónquiros. Las cosas se tornaron tensas, pues cada vez que Gea iba a parir, Urano no permitía que sus hijos nacieran. Cansada de todo esto, ella dio a luz a Crono, que castró a Urano con su hoz dada por su madre. De su sangre derramada, volvió a fecundar la tierra, de donde nacieron as Eirinas (vengadoras), los Gigantes, las Ninfas (deidades naturales) y de su genitales tirados al mar, nació Afrodita ya adulta, encontrada flotando en una concha marina (esto puedo explicarlo mejor en otra entrada). Rea (hija de Urano y Gea) se unió a Crono, que tenía la mala costumbre de comerse a sus hijos, hasta que el menor, Zeus, lo destronó y se convirtió en el principal Dios del Olimpo, de quien descienden el resto de generaciones.


Existen varias versiones sobre la creación del hombre para los griegos, sin embargo, una de las más populares es la de Prometeo. Por muchos años, el mundo estuvo poblado sólo por divinidades. Los dioses, liderados por Zeus, decidieron crear seres para poblar la tierra. Así, encargó a los hijos de Jápeto que dotaran de gracia y fuerzas a las criaturas terrenales. Epimeteo dio a cada animal un don, a unos la belleza, otros velocidad, algunos la corpulencia, etc., según su conveniencia. Dio todos los dones a los animales, dejando por último al hombre, que quedó desnudo, indefenso y desarmado. Ante aquel desastre, Prometeo moldeó una figura de arcilla, a imagen y semejanza de los dioses y Atenea, diosa de la sabiduría, sopló aliento de vida sobre la figura. Prometeo robó el fuego al Olimpo, dotando a los humanos de sabiduría, enseñándoles la supervivencia, las artes y las ciencias.

Zeus, ante esto, lleno de ira, arrojó rayos, relámpagos y centellas, encadenando a Prometeo en el monte Cáucaso, en los límites del universo, donde cada mañana un águila le come el hígado, que le vuelve a crecer por la noche, para ser devorado nuevamente la mañana siguiente.

Treinta años más tarde, el gran Hércules liberó a Prometeo de tal cruel castigo. Por aquel momento, Hefesto, dios del fuego, modeló a la primera mujer, que fue inicial mente de metal y al ser tan bella, Zeus resolvió darle vida y cada uno de los dioses le agradeció dándole un don: belleza, gracia, inteligencia, habilidad y persuasión. Sin embargo, Hermes la dotó de astucia y falsedad, mientras que Hera le dio curiosidad e inquietud, condenando a la mujer a no tener paz ni un solo instante.

Se llamó Pandora y Zeus se la envió a Epimeteo como regalo, quien hechizado por su belleza, decidió unirse a ella de inmediato. Como regalo, Zeus le ofreció una caja adornada con piedras preciosas y cubierta de oro, cerrada bajo llave con la promesa de no abrirla nunca para poder vivir en paz. Así sucedió durante años, la pareja fue feliz, ajenos de problemas, sin penas ni preocupaciones. Permanecían siempre jóvenes, vivían de la tierra y no existía ningún mal que los asechara.

Sin embargo, un día la curiosidad pudo más que ella y abrió la caja, dando origen a todos los males de este mundo. La esperanza fue lo último en salir en forma de pájaro, siendo el consuelo de la humanidad que, a partir de ahora, estaría siempre condenada a sufrir.

Otro de los mitos más conocidos es el de Deucalión y Pirra, los “auctóctonos”, nacidos de la tierra, siendo los únicos que se salvaron del Diluvio Universal. Cuando dicha tragedia terminó, ambos desembarcaron del arca que habían construido por consejo de Prometeo (padre de Deucalión) y Epimeteo. En busca de compañeros, preguntaron al Oráculo de Delfos la forma de obtenerlos. Su respuesta fue que arrojaran tras sí los huesos de su madre (tierra). De las piedras arrojadas por Deucalión nacieron los hombres y de las arrojadas por Pirra las mujeres.



Ahora, según Hesíodo, se mantiene la historia inicial de que primero existió Caos, luego Gea (que para él no nació sola, sino que viene de Tártaros, profundidades y Eros, que es el amor). De la acción de Eros, surgió Erebos, las tinieblas y Nyx, la oscuridad, que dieron origen a Eter y Hemera, el día, que personificaron la luz celeste y terrestre. Gea, engendró sola a Urano, que originó las altas montañas y que derramó lluvia fértil sobre ella, naciendo asó las hierbas, las flores, los árboles y los animales. De los residuos de la lluvia corrieron los ríos, los lagos y los mares, deificados con nombres de titanes, siendo Océano, Creo, Crío, Hiperión, Cronos, Temis, Rea, Tetis, Rea, Mnemósine y Febe la nueva generación.

En compañía de Urano, Gea creó los tres cíclopes primitivos, que llamó Arges, Astéropes y Brontes, dotados de un solo ojo, siendo inmortales y representando el rayo, el relámpago y el trueno respectivamente. Finalmente, dieron origen a los Hecatónquitos, tres hermanos de cincuenta cabezas y brazos, que llamaron Coto, Briadero y Giges.

Por su parte, la noche dio a luz a Tánatos (muerte) e Hipno (sueño), al igual que a otras divinidades menores como las Hésperes (atardecer), las Moiras (que tejen los hilos del destino) y a Némises (justicia divina). Para el antiguo poeta, los hombres eran casi iguales a los dioses en un principio, solo que fueron degradándose hasta ser como somos. Formaron cinco razas: oro, plata, bronce, semidioses y la actual.

Así que sí, ¡esto es todo! ¿cuál es su teoría favorita?


No hay comentarios:

Publicar un comentario