Mariana lee

sábado, 21 de octubre de 2017

Del buen salvaje al buen revolucionario, Carlos Rangel.

sábado, octubre 21, 2017 0
Del buen salvaje al buen revolucionario, Carlos Rangel.


Este libro es un análisis de la realidad de América Latina, enfocado en los mitos indigenistas y marxistas sobre la región y las marcas que han dejado la destrucción e idealización de las culturas indígenas nativas. Rangel apoya su pensar bajo la idea de una “América Española” y no Latina, que se ha visto transformada y que aborda a través de 11 capítulos titulados: “Del buen salvaje al buen revolucionario”, “Latinoamérica y los Estados Unidos”, “Héroes y traidores”, “Ariel y Calibán”, “Latinoamérica y el Marxismo”, “Latinoamérica y la iglesia”, “Algunas verdades”, “Algunas verdades más” y “Las formas de poder político en América Latina” (3), que desmienten los mitos del tercermundismo de nuestro continente y que concluye que nuestras debilidades tienen distintos causantes.

Así como “Las venas abiertas de América Latina”, este libro ha cambiado mi vida.  A más de 30 años de su publicación, esta obra es una lectura obligatoria para entender nuestra realidad, que sigue reproduciendo los mismos fracasos, impotencias e ilusiones. Rangel nos compara con países desarrollados, bajo la premisa de “el que tenga ojos que vea, el que tenga oídos que escuche”, a través de elementos como la historia, la psicología y la filosofía, para rechazar el victimismo nacionalista y admitir que la realidad siempre será diferente a la de Occidente.

En pleno siglo XXI, seguimos tropezando con piedras como el populismo, el clientelismo, la corrupción, entre un montón de cosas más. Es por ello que Del buen salvaje al buen revolucionario no es sólo un ensayo más, pues a diferencia de los otros, teoriza sobre nuestro origen y destino, sí, pero además, se atreve a señalar las violentas consecuencias que ese origen tiene en nuestro presente. Es decir, cómo ese legendario buen salvaje, bueno y manso que complació a Colón, con el paso del tiempo, se convirtió en el revolucionario bravo y justiciero, heredero de los libertadores, dispuesto a vengar su historia y construir la sociedad que nos merecemos que somos hoy en día.

Conjugando una serie de elementos, Rangel estudia la proyección de esos mitos en nuestra realidad, dejando de lado la idea de que hemos sido “corrompidos” y mantiene la convicción de que seguimos adoptando doctrinas obsoletas que nos mantienen como estamos, intentando luchar contra un “imperio” que siempre estará por delante. Se despoja de la idea de que existe un “buen salvaje” y un “buen revolucionario, para concluir que la “ambición secreta que vive en el corazón de cada latinoamericano consiste en desafiar a los Estados Unidos, romper con los Estados Unidos, como desquite no sólo por los atropellos y humillaciones particulares y concretas sufridas por los latinoamericanos colectiva e individual a manos de los yaquis, sino sobre todo por la humillación y el escándalo general que significa el éxito norteamericano y el fracaso latinoamericano”.

Así, el libro es un intento de explicar ese abismo, bajo la convicción de que sólo abandonando esos mitos, seremos capaces de asumir nuestras responsabilidades y superar el complejo de inferioridad que se esconde bajo la idea del buen salvaje y el buen revolucionario.“¿Llegaremos a ver en América Latina gobiernos ‘socialistas’ tiránicos que liquiden toda disidencia, encarcelen, torturen y fusilen a sus opositores y a los miembros caídos en desgracia de su propio personal, bajo el pretexto de estar extirpando actividades de espionaje o connivencia con el extranjero, según el modelo de los juicios de Moscú, Praga y Budapest?” Se cuestionaba Rangel hace unas cuantas lunas. Y si eres venezolano, ya sabes la respuesta.

En definitiva, Del buen salvaje al buen revolucionario habla del miedo a la libertad que aún pesa sobre nosotros, pues esta implica una serie de responsabilidades, que para muchos resultan difíciles y prefieren refugiarse en un sometimiento a una autoridad que “decida por nosotros”. Así, la obra parece haber sido escrita ayer, pues contiene muchas de las problemáticas venezolanas en los tiempos del chavismo, que nos llevan a cuestionarnos si realmente hemos avanzado siquiera un poco desde que este libro fue escrito. Yo creo que no. Pero léanlo. Capaz y un día lo hagamos.

viernes, 20 de octubre de 2017

Para que no me olvides, Marcela Serrano.

viernes, octubre 20, 2017 0
Para que no me olvides, Marcela Serrano.

Blanca es ama de casa y sufre una extraña enfermedad mental llamada afasia, que impide al cerebro articular el lenguaje, así que no puede ni leer ni hablar, aunque sí puede entender lo que sucede a su alrededor. Por ello, sólo le queda recordar y en las páginas de Para que no me olvides, pasa revista a su existencia. En la vida sosegada y estable que le proporciona su matrimonio no cabían las sorpresas, aún así, la atracción que ejerce sobre ella una relación fuera de sí derrumba las fronteras que se habían construido a su alrededor, convirtiendo sus monótonos días en una necesidad de encontrarse y abrirse a realidades sociales y políticas que desconocía.

Las palabras son para los amantes y los silencios para los esposos. Serrano se introduce de nuevo en el profundo universo de las mujeres y las diferentes formas en las que el amor irrumpe en él mara vivificarlo, construyendo así un relato intenso, que aborda a quienes tienen que quedarse calladas para asegurar una vida bajo un apellido importante.

A través de la imposibilidad de comunicarse, la chilena aborda los pilares que sostienen nuestra existencia y cómo se tambalean, dentro de los patrones que dominan los mandatos sociales, que súbitamente se desmoronan con el contacto con otras realidades y con la aparición de un alguien o un algo que pone en jaque mate toda su existencia.

Con la sensibilidad propia de la escritora, aborda la historia común que tenemos que contar las mujeres, a través del hecho de tener que abrir los ojos a un mundo que no está diseñado para nosotras, una realidad latente en Para que no me olvides. Pone en manifiesto la herencia asignada al género femenino del deber de ser mujer, bajo lo que otros esperan que sea, siendo esto lo que hace que los deseos y necesidades de Blanca queden más postergadas.

La insatisfacción se revela como la dueña de su ser y comienza a entender que es tan sólo una espectadora de su propia vida, dentro de una maraña de inquietudes e interrogantes que la obligan a replantearse su sentido e impulsar la necesidad de encontrarse como individuo. De nuevo, esta entrega es un retrato íntimo del universo femenino, donde los desencuentros necesarios terminan siendo el único camino para su propio descubrimiento.

Además, Serrano plantea de una forma extraordinaria la sociedad chilena de una década atrás, tratando de recuperarse del daño hecho por la dictadura. Tras los pensamientos y recuerdos de Blanca, se construye un retrato del país de la escritora, bajo una prosa poética dentro de la cotidianidad, logrando una empatía con el lector, a través de un personaje que tiene mucho para dar y que es una mezcla entre ternura y drama.

Con citas preciosas y una narrativa preciosa y original, Para que no me olvides es un libro excepcional, que resalta dentro del trabajo de Marcela Serrano, una de mis escritoras favoritas. A mi parecer, su mejor novela, que me marcó y me conmovió, pues a través de la soledad de un personaje incapaz de hablar, permite abordar la nuestra y la forma en la que las personas pueden morir en vida, replanteando preguntas como ¿vale la pena vivir una vida bella sin palabras, sin poder decir te amo, sin poder quejarse? Que convierten a la novela en una oda a la lucha contra la muralla de la soledad y que se ha convertido en una de mis favoritas. En definitiva, indispensable.

miércoles, 18 de octubre de 2017

La loca de la casa, Rosa Montero.

miércoles, octubre 18, 2017 0
La loca de la casa, Rosa Montero.


Me encanta Rosa Montero.

He reseñado múltiples libros de la española Rosa Montero. Desde La carne hasta Hija del Caníbal, la escritora se ha ganado mi corazón. Lo cierto es que en esta ocasión,  parte de la cita dicha por Santa Teresa de Jesús,  que dice que “La imaginación es la loca de la casa”, para hablar de lo que es el arte de la escritura y cómo se relaciona con la imaginación.

En esta entrega, mezcla varios géneros literarios, que van desde el ensayo y la autobiografía hasta la novela, explicando qué significa para ella la literatura, a través de 19 capítulos que son mini historias, donde narra experiencias propias, como la desaparición de su hermana Martina cuando eran pequeñas, hasta la un relato de amor y pasión con un conocido actor de Hollywood, del que presenta tres perspectivas diferentes, dando como resultado una antología que concluye que hablar de literatura es igual a hablar de la vida propia, del amor, del dolor y la felicidad, porque escribir significa tener  un millón de fantasías a cuestas, que también hablan del mal de amores, del olvido y de la muerte; donde además, hace referencias a las relaciones que escritores y periodistas siempre han tenido con el poder, colocando como ejemplo a Goethe, que se vendió al poder para que no le faltara nada.

Montero habla de la vanidad del escritor, de los demonios que nos atormentan a diario y que están en lo más profundo de nuestro subconsciente, tratando temas como la muerte de los escritores y la  locura como elemento fundamental para nosotros los que escribimos, incluyendo referencias a mujeres escritoras y periodistas, que suelen ser reconocidas como “la mujer del escritor”.

Es así como a través de 19 capítulos, nos introduce en un millón de temas distintos que desembocan en la escritura como locura y en la propia vida de los escritores, cargada de anécdotas e historias propias, que nos acercan un poco más a la Montero humana, dejando de lado su faceta de escritora, mezclando sus vivencias con las de autores muy reconocidos, mostrando que la palabra humaniza, sobre el escribir bien o mal, la tarea tan difícil que recae sobre los críticos y elabora teorías al estilo de que si la pondrían a elegir entre leer y escribir, siempre elegiría seguir escribiendo.

Se inmiscuye dentro de la loca de su casa y nos regala su mejor libro, con su imaginación hecha palabra, en una mezcla entre biografía real e imaginaria, ensayando y construyendo sus técnicas narrativas para hablarnos de la literatura como forma de vida, desde su experiencia como aliada de “la loca de la casa”, construyendo una obra ejemplar, en la que Montero defiende su ideología, haciendo un texto híbrido entre la narración de sus experiencias vividas o leídas y sus ensayos novelados, dentro de la autoficción, ya que habla de su yo auténtico, compuesto de imposturas y verdades, que es inconformista, valiente y rebelde, permitiéndole construir su íntima confesión con conocimiento y pasión, a modo de exorcismo liberador que busca hacernos mejores personas, acercarnos a los sueños de la humanidad mediante novelas y alimentar nuestra capacidad en el arte y la belleza, que tanto estimulan a la loca.

Rosa Montero da múltiples ejemplos de cómo la palabra humaniza y el motivo por el que ella escriba, a modo de aprendizaje, que busca explicar y comprender y nos permite identificarnos con sus situaciones y emociones, aprendiendo y reflexionando con ella y su loca, que desencadena el impulso creativo y que hablan de la literatura como deseo de trascendencia y purificación de culpas, ilustrando esto con sus propias experiencias y anécdotas, con numerosas referencias a las lecturas que la impresionaron y le sirven de ejemplo.

En definitiva, la escritora nos incluye en su terreno personal y habla de las traiciones de la memoria y sus recuerdos, partiendo de que la imaginación es “la loca de la casa”, con un estilo libre, directo y vívido, que construye un ensayo que se lee con facilidad y que nos transmite todo lo que los que escribimos pensamos y no sabemos expresar, pero sí sentir, y esa es la dificultad y la grandeza del oficio de escribir.

lunes, 16 de octubre de 2017

Paraíso travel, Jorge Franco.

lunes, octubre 16, 2017 0
Paraíso travel, Jorge Franco.

Así, el nuevo país se erige como el Dorado, aunque para Marlon solo sea el lugar donde vivir con su amada, incluso cuando es víctima de una persecución policial que los separa y que lo obliga a ir tras ella, en una ciudad con más de veinte millones de personas, donde comprueba que el amor es completamente ciego y encuentra su lugar en esa maravillosa ciudad que no deja callos nada más en los pies.

Franco coloca a dos colombianos sin papeles, desnudos socialmente, inmersos en un mundo anónimo, que los persigue y se los come poco a poco. Muestra los niveles de degradación a los que puede llegar el ser humano para materializar su sueño y toda la miseria que puede soportar, porque lo importante, por ahora, es simplemente sobrevivir, concluyendo y sucumbiendo a la maldición el emigrante, porque “uno no se quiere ir, pero tampoco quiere volver”.

Mediante escenas que van y vienen entre el pasado, el futuro y el presente, iniciando por el final, Paraíso travel está plagado de diálogos rápidos, concisos, con descripciones muy visuales, acompañadas de su particular prosa, dejando, como siempre, un amargo y agradable sabor de boca. Como todos los buenos escritores.

Paraíso travel es la materialización del sueño americano, que lejos de darle felicidad, los lleva por un camino de sufrimiento, humillación, maltrato y exclusión. Es el camino que deben recorrer aquellos que emigran en busca de una vida mejor, que se basa en el imaginario que parte de la ideología latinoamericana de enaltecer las culturas extranjeras (Estados Unidos y Europa) que nos alienan y nos han dotado de ideas, costumbres y culturas de otras civilizaciones, haciéndolas dueñas de nuestro desarrollo como sociedad, que bien está llena de limitaciones y que se encarga de cortarle las alas a quienes todavía viven dentro. “¡No le echés la culpa a la vida! La culpa la tiene este país y los güevones que lo manejan; o a ver – prosiguió furiosa- contame, decime en qué país que se respete lo dejan a uno sin estudio”, agrega Franco.

“Fíjate que hasta entiendo el dolor y la incertidumbre de ser colombiano; y que cuando quisiste cambiar de patria, Reina, no entendiste que la patria es cualquier lugar donde esté el afecto”, dice Marlon. Se ven desplazados y llegan a un lugar que los obliga a madurar física y espiritualmente, siendo viajeros completamente distintos a los que llegaron en un primer momento, emprendiendo una travesía, más all´ña de cualquier otra cosa, personal. Marlon transforma su visión del mundo y de sí mismo, realizando una revisión, que parte del recuerdo y la reflexión, de sus cambios a partir de la salida de su país hasta el reencuentro con su amada y el saber, ahora, su lugar en el mundo.

En definitiva, Paraíso travel es lo que llaman una novela latinoamericana del siglo XXI, pues sigue el hilo de aquellas que abordaban el choque con la cultura Europea, pero incursiona al hacerlo con Estados Unidos y la ola de migraciones latinas hacia el “país de las oportunidades”. Un libro que me ha calado hondo. Y espero no ser de esas a las que le toque salir corriendo antes de no poder seguir surgiendo.

"Hoy no quiero morirme, Reina, porque el tiempo a veces es generoso y ahora está jugando limpio. Ya terminé de buscarte, ya salí de eso, ya entiendo que estoy haciendo aquí con vos y por qué salí corriendo, ya sé más. Fíjate que hasta entiendo el dolor y la incertidumbre de ser colombiano; y que cuando quisiste cambiar de patria, Reina, no entendiste que la patria es cualquier lugar donde esté el afecto. Ahora sé para dónde van mis pasos; no tengo callos únicamente en los pies. Ese es el regalo del tiempo, aunque a vos solamente te cambió los ojos.

Fíjate que el pie ya no me tiembla, y aunque me tiembla la voz, voy a soltarla para decirte sin rabia:

-Mátate vos Reina, si querés"



domingo, 15 de octubre de 2017

Arquetipos mitológicos en la literatura.

domingo, octubre 15, 2017 0
 Arquetipos mitológicos en la literatura.


 

El arquetipo es universal porque se genera en la psique del hombre. El número de ellos es tan extenso como la variedad de experiencias humanas y es por ello que podemos encontrarlos en la literatura, ya que esta aborda temas universales, que siguen una serie de patrones iguales, que se relacionan con figuras y mitos griegos, que pueden representarse tal que así:

El héroe: La vida del mismo puede estar marcadas por una serie de circunstancias, como una madre virgen, una concepción extraña y un afán por matarlo. Sin embargo, es salvado y criado por padres postizos, para al alcanzar la madurez, regresar a reclamar su reino. Después de ello, se cada con una princesa, se convierte en rey y muere de manera misteriosa. Edipo, Hércules, Aquiles, etc etc.

La víctima: Aquel (lla) que paga alguna culpa o pecado que haya caído sobre su pueblo.

El desterrado: Aquel que es expulsado de un grupo como castigo por crímenes cometidos contra sus amigos.

La figura diabólica: Aquel que ofrece algo, como fama o renombre, a otro para poseer su alma.

Los amantes fatales: Aquellos que no pueden estar juntos y su final termina trágicamente con la muerte de uno y el sufrimiento de otro.

La madre tierra: Abundancia, fertilidad y protección, que ofrece un soporte espiritual y emocional para aquellos con quienes está en contacto. Puede ser negativa o positiva.

El ideal platónico: Pasiva y bonita.

La “mala mujer”: Puede verse en aquellas que arremeten contra su marido y son castigadas, por la vida o por el hombre, gracias a ello.

La búsqueda: Algo o alguien que debe ser devuelto a la tierra prometida.

La misión: El héroe debe realizar alguna tarea para salvar al reino y quedarse con la bella princesa.

El viaje: El personaje parte de su tierra y vuelve siendo una persona completamente distinta.

La iniciación: El comienzo de la vida, el paso de la juventud a la adultez, confrontando todos los problemas que esto acarrea.
El descenso: Ir a nuestros infiernos, perdiendo la inocencia y la felicidad, como pena por desobediencia y ofensas morales.

Muerte y renacimiento:  Ciclo de la vida. Luz – oscuridad; Agua – desierto; Cielo – infierno; como la moralidad y el conflicto del bien contra el mal, complementándose el uno al otro.

El término literatura es muy amplio, pudiendo tener diversas interpretaciones. Sin embargo, al referirnos a la Literatura como disciplina podemos asumir que la misma constituye un medio de comunicación que engrandece al individuo; le abre una puerta hacia el conocimiento universal y le brinda experiencias de la vida. Además contribuye -entre otras cosas- a entender cómo los ciclos míticos operan en la cultura del mundo.

El mito es una creencia totalmente aceptada por un grupo, especialmente si funciona como base de instituciones o prácticas existentes. También ha sido entendido como un relato o conjunto de elementos narrativos en el cual se expresan e implícitamente se simbolizan determinados aspectos profundos de la existencia humana. En realidad, el mito es el vehículo no consciente de significaciones ligadas a la naturaleza interna del universo y de la vida humana; es íntima su relación con el rito y su actualidad operante deriva de su repetición en el culto o en la historia del mundo o del hombre.
Según la etnología, se ha visto una forma de comportamiento mítico en la participación de una sociedad entera en ciertos símbolos, y así ha venido a afirmarse la supervivencia moderna del mito. Esta estrecha relación entre mito y sociedad indudablemente nos permite obtener percepciones de la naturaleza del comportamiento humano.

Existen muchos ciclos míticos representados en la literatura. Es importante observar como escritores de períodos totalmente diferentes, coinciden en el tratamiento de los mitos. Un ejemplo clásico es el mito de la batalla de los sexos, o de la preeminencia de un sexo sobre el otro. El mito ayuda a la comprensión de la literatura del mundo y sus culturas.

En el enfoque mitológico, se traduce en imágenes que suelen ser semejantes en una gran variedad de trabajos literarios al igual que en leyendas, sueños y hasta en los patrones del comportamiento social. Las similitudes del arquetipo en estas manifestaciones reflejan una serie de patrones universales, primitivos y elementales cuya efectiva encarnación en un trabajo literario evoca una profunda respuesta del lector. El  arquetipo invoca un símbolo, una imagen que se repite constantemente en la literatura para ser reconocida en componente de la experiencia literaria como un todo. Uno de los objetivos de estudiar la literatura desde un enfoque mitológico consiste en apreciar la continuidad de formas e imágenes a través de diferentes culturas y tiempos.

La literatura no es solamente una reflexión del progreso social, sino la esencia, compendio y resumen de toda la historia. Razón ésta por la que la mayoría de las interrogantes producidas por los estudios literarios son, en última instancia o por implicación, interrogantes sobre temas sociales; sobre tradiciones, convencionalismos, normas, géneros, símbolos y mitos.

La misma tiene importante función social por cuanto constituye una representación de las capacidades del ser humano. El acto literario escenifica un microcosmos en el que se intercambia energía proveniente de las relaciones de las experiencias senso-perceptivas obtenidas de una realidad social. La vida, mito y sociedad se relacionan íntimamente, en tanto el primero favorece el entendimiento de la conducta del ser humano, su mundo y su cultura. Los arquetipos son imágenes primordiales que parecen subyacer en el hombre o en la civilización y frecuentemente encuentran expresión en los trabajos literarios. La literatura, a su vez, está imbuida en el mismo orden mitológico del mundo y con los mismos patrones culturales que reflejan y dan forma a la psique y a la vida social del hombre. La mitología sirve a la literatura, ayuda a comprenderla.

A la luz del enfoque mitológico los arquetipos se repiten de manera similar en una gran variedad de trabajos literarios, así como también, figuran en muchos patrones sociales y aun en los sueños. Las similitudes míticas presentes en estos fenómenos reflejan una serie de patrones -elementales y universales- que en su real encarnación en un trabajo literario provocan una respuesta profunda tanto del autor como del lector.

Mediante el estudio de la literatura a través del enfoque mitológico, se puede apreciar la continuidad (repitencia) de las formas e imágenes a lo largo del tiempo y en diferentes culturas. Así mismo, este enfoque permite asociar la literatura con otras áreas de la actividad intelectual de manera consistente y significativa.
El enfoque mitológico puede ser utilizado en el proceso de aprendizaje de una lengua, ya que está relacionado con los patrones presentes y repetitivos del entorno social. Esta relación es factor motivante de la comunicación y discusión entre los estudiantes debido a la familiaridad que permiten los patrones.El lector disposición a cuestionar y a discutir los patrones de conductas de las sociedades,y esto   se torna emocionante porque ellos, no sólo discuten a favor o en contra del problema presente en el trabajo literario, sino que también esgrimen sus propias experiencias.

Todo esto se traduce en un gran disfrute de la literatura porque ésta no sólo ayuda a comprender el mundo, sino que los motiva a discutir y a comunicar sus inquietudes referidas a los patrones establecidos por la sociedad. Como consecuencia, este tipo de análisis literario propicia la comunicación entre los lectores y al mismo tiempo se presta para desarrollar y practicar las destrezas básicas del proceso de aprendizaje de una lengua (en este caso ha sido utilizado para lengua extranjera): lectura, escritura, comprensión y conversación. La riqueza de este enfoque se fundamenta en la estrecha relación entre literatura y sociedad, lo cual hace la comunicación posible y estimula al aporte de experiencias, historias.

La aplicación del enfoque mitológico requiere de preparación y de amplio bagaje cultural, a fin de que pueda comprender y manejar las diferentes situaciones, símbolos y personajes presentados por los escritores.

sábado, 14 de octubre de 2017

La palabra ignorada, Inés Quintero.

sábado, octubre 14, 2017 0
La palabra ignorada, Inés Quintero.



Inés Quintero se cuestiona qué significaba la mujer en los siglos XVII y XIX en Venezuela, a través de preguntas como ¿Qué implicaba ser mujer en la Venezuela de los siglos XVIII y XIX? ¿Cuáles eran las convenciones sociales en torno a ella? ¿A qué estaba socialmente obligada? ¿Cómo era su vida familiar, sus rutinas, sus relaciones con su pareja e hijos? ¿De qué manera se vinculaban con las autoridades gubernamentales y con la vida política?, que responde mediante el testimonio de ocho mujeres en distintas condiciones, que van desde esclavas que luchan por tener su libertad, pasando por mujeres que se defienden de la violencia de sus parejas, hasta llegar a esposas de políticos que comparten sus agitadas vidas.

La palabra ignorada muestra a las ocho mujeres con sus afectos y angustias, que se aman y se pelean, donde cada una escribe su relato particular, acercándonos a los puntos de nuestra historia que los libros abordan. Esta es la clase de libros que hay que leer en los colegios, pues Quintero abandona el punto de vista recurrente y masculino, introduciendo personajes que han quedado en el olvido, que son la otra cara de la moneda y que tienen mucho que contar.

La mujer surge como un testigo oculto de la historia de Venezuela y, partiendo de sus vivencias, la autora saca a relucir sus historias que han pasado desapercibidas, logrando que dejen huella en lo que somos, permitiéndonos conocer por lo que pasaron las mujeres que vivieron bajo el régimen de esclavitud. Refleja sus esperanzas, los obstáculos que tuvieron que vencer, la desesperación, la ira, la impotencia, el dolor y la resignación que las acompaña, que experimentan en silencio y que son escritas con minuciosos detalles que transmiten su angustia.

“Cada una de estas mujeres, con su propio testimonio, nos ofrece la posibilidad de conocer su realidad y las circunstancias en las cuales le tocó vivir, y al mismo tiempo nos permite una aproximación a nuestro pasado gracias a sus palabras y su mirada femenina”, dice Inés Quintero.

La venezolana demuestra un gran esfuerzo para darnos un significativo aporte histórico, desde una perspectiva que se aleja de lo genérico, presentando a la mujer como un sujeto social fundamental que siempre ha sido ignorada. En definitiva, un gran libro, que muestra el camino de ocho mujeres impresionantes y que nos invita a seguir luchando para dejar de permanecer en el olvido. Léanlo. Es