Mariana lee

viernes, 19 de enero de 2018

Luna llena en las rocas, Xavier Velasco.

viernes, enero 19, 2018 1
Luna llena en las rocas, Xavier Velasco.
Para hablar de la buena vida, Velasco nos adentra en sitios de mala muerte, donde se encuentra la plenitud en los antojos y el placer hace trizas al deber. En Luna llena en las rocas, el escritor propone a un narrador festivo y caradura, decidido a llevar la fiesta hasta el límite por todos los bares, puticlubes e infiernos afines, para ser testigo y cómplice.

Es un morbo con licencia, prisa y causa, la persecución romántica del peligro, los elíxires, la conjura de las lunas. La lujuria de saltar al vacío y entender cada oficio, vicio y maleficio con el corazón de un adolescente y los ingredientes básicos de las aventuras de mala muerte que brindan por la buena vida.

El escritor construye 35 crónicas que huelen a bar y que describen la travesía nocturna de diversas criaturas de la noche, revelando sus intimidades, preocupaciones, secretos y motivaciones bajo el efecto del alcohol.

Cada historia narra desde la música y la diversión cómo se perciben los elementos claves de una buena fiesta en un club nocturno, paseándose por lugar con cierto encanto, descritos con un lenguaje contemporáneo y característico, como era de esperarse. Entre mis favoritos están “Paracaidismo nupcial: teoría y praxis”, “Amantes a la ambigua”, “Lecciones de idioterapia”  y “A una yarda de Penélope”.

Luna llena en las rocas es una noche de copas en plenitud y un libro que habla de todos, pues todos llevamos un borracho adentro y hemos terminado en lugares absurdos gracias al lugar. ¡El que esté libre de pecado que invite la primera ronda!, dice el escritor, a través de hombres y mujeres que se dejan devorar por la vida,  donde los trasnochados abrazan sus sombras y sus prejuicios, donde los niveles sociales quedan borrados por la bruma etílica y que es el consuelo de quienes esperan su quincena para cantar al unísono el himno de la ilusoria libertad.

Velasco concluye que el alcohol nos hermana, nos permite crear puentes, derrumba fronteras y deja recuerdos inolvidables. La sustancia borra cualquier tipo de diferencias, pues todos nos convertimos en hormigas borrachas bajo una misma lupa, insignificantes ante los ojos del mundo. Yo, que tengo unas cuantas historias de borracha, he quedado fascinada con este libro, ya que concluye que el alcohol nos libera (de vez en cuando, todo en exceso es malo, ojo) y nos permite sentirnos, Reyes de la lluvia, amigos de las sombras y sacerdotes del pecado.

Sarcástico, ácido, urbano e intenso, Velasco se mantiene con su estilo particular que me tiene enamorada y regresa con cuentos cortos, diferentes y peculiares que son una oda a los borrachos de quincena, porque una vez al mes, un tequilazo no viene mal. En definitiva, concluye que “salir de noche y no mirar la luna es como dar el cuerpo sin el alma”, a través de una serie de crónicas que dejan sabor a alcohol ¡SALUD!

jueves, 18 de enero de 2018

Shamanismo nórdico.

jueves, enero 18, 2018 0
Shamanismo nórdico.
El modelo germánico de las partes del alma es mencionado en las Eddas, Odin y sus hermanos Vili y Ve le otorgan a Askr y Embla las cualidades del alma. podemos encontrar a continuación una versión más extendida del modelo germánico:

Lík (cuerpo):
El Lík es el cuerpo fisico. Esto puede parecer un lugar extraño para comenzar a la hora de considerar el alma, pero la filosofía de nuestros antepasados del norte nos postula con bastante sensatez que el ser humano está destinado a ser un ente completo, con facultades físicas, mentales y espirituales, todas interdependientes e igualmente importantes.

Hamr (piel):
El Lik está permeado por el Hamr, que es el medio que Ie da forma a la persona. Rige no solo nuestra apariencia, sino también nuestros gestos y la forma en que nos presentamos.

Önd (aliento):
El Önd es el aliento de la vida, el principio animador que fluye a través del Lik y el Hamr, manteniendo al organismo vivo y respirando. No se trata simplemente de los sistemas automatizados que rigen los procesos vitales, también es algo más allá de lo puramente físico, una especie de fuerza de vida que vibra dentro del individuo. Pero también se extiende más allá del individuo, resonando con el principio de la vida a un nivel macrocósmico.  Como tal, es una de las vías por la que los impulsos psíquicos pueden ser transmitidos o recibidos. Es, en sí, la vida.

Hugr (pensamiento):
Esta es la parte del alma simbolizada por uno de los cuervos de Odin, Huginn. El hugr es la parte analítica, computacional de la mente, la lingüística y las matemáticas. Se comprende básicamente como las funciones del hemisferio izquierdo del cerebro.

Minni (memoria):
Corresponde a otro cuervo de Odín, Muninn. El Minni es la parte reflexiva e imaginativa de la conciencia, esa parte que se comunica a través de imágenes e intuiciones más que por las palabras. Como tal, se rige por sueños y recuerdos (Incluyendo las memorias arquetípicas que residen en el inconsciente colectivo). Se comprende como las funciones del hemisferio derecho del cerebro.

ÓOr (furia, locura):
Huginn y Muninn informan a Odín y el Hugr y Minni informan a esa parte de la conciencia que es similar a él: el Óór. Es una condición de la conciencia, acelerada e intensificada, una especie de éxtasis o incluso ira en la que los contenidos de Ia mente son iluminados por la percepción mágica y la perspicacia. Este estado de la conciencia es más eficaz y fácil de acceder cuando el Hugr y Minni trabajan en armonía, los dos cuervos asesorando al ser de una manera equilibrada.

Fylgja (espiritu guardián):
El Fylgja rodea y toca las otras partes del alma, pero no es en sí misma una posesión del individuo. Es una esencia que es transpersonal, abarcando las generaciones. Puede aparecer en tres formas: como un animal, como una entidad del sexo opuesto, como una figura geométrica. Es una entidad tutelar, vinculada a un individuo para toda la vida, que responde y obedece  sus acciones y el destino que forje para si mismo, ofreciendo orientación, según corresponda. Es similar, aunque no idéntico a un Ángel Guardián, pues puede otorgar dones y obligaciones junto con su guía.

Hamingja (suerte):
Para nuestros antepasados, la suerte no era algo al azar, era una virtud positiva y activa en el alma. Este es el reconocimiento de que cuando un individuo actúa con voluntad, pasión y visión, su suerte va a efectuar una influencia sobre el mundo que le rodea, llevándolo hacia el cumplimiento de sus objetivos. Los eventos parecen caer en su lugar como si nada cuando esta facultad se ejerce y lo que antes era difícil se puede lograr a través de la determinación. Algunos héroes a menudo deliberadamente probaban su suerte a través de los juegos de azar y es por ello que en la actualidad se vincula a ese tipo de cosas.

Sál (alma):
El alma es el nombre dado a la sombra de los difuntos, que parte con nosotros a uno de los mundos de los muertos, para esperar allí el renacimiento en Midgardr.



miércoles, 17 de enero de 2018

La forma de las ruinas, Juan Gabriel Vásquez.

miércoles, enero 17, 2018 0
La forma de las ruinas, Juan Gabriel Vásquez.

Carlos Carballo es arrestado por intentar robar el traje de baño de Jorge Eliécer Gaitán, líder bogotano asesinado en el ’48. El personaje es un hombre atormentado que busca señales para desentrañar los misterios de un pasado que le pesa, pero nadie, incluso el mismo, sabe realmente los motivos profundos de su obsesión.

Juan Gabriel Vásquez hace pensar, reflexionar y temblar. La forma de las ruinas es una novela que rompe cualquier estereotipo y lo convierte en una nueva dimensión. Me dejó boquiabierta, agobiada, pues aborda el tema de la memoria, personal, colectiva, la de un país que ha preferido olvidar, que reflexiona sobre cómo recordamos y porqué escogemos recordar solo ciertas cosas. El escritor aborda todo un mundo complejo con narraciones sutiles, retratando la historia colombiana, plagada de sangre y sumamente desconocida. Con la sencillez característica, el escritor me enamora con su escritura y su capacidad de transmitir en dos, tres frases el sentir de una nación, “… hay verdades que no son menos verdaderas por el hecho de que nadie las sepa […] hay verdades débiles, Vásquez, verdades frágiles como un niño prematuro, verdades que no se pueden defender en el mundo de los hechos probados, de los periódicos y los libros de la historia. Verdades que existen aunque se hayan hundido en un juicio o aunque las olvide la memoria de la gente.”
Reconstruir, recomponer o recuperar son formas de acometer el pasado, de darle una nueva oportunidad, para dejarlo caer en el hiriente olvido que trae consigo el paso del tiempo. La novela se adentra en eso, en cómo esos momentos históricos, que han pasado mucho antes de que tan siquiera naciéramos nos marcan y nos siguen afectando, porque las tragedias sociales se heredan eternamente. "Esas ruinas humanas eran memorandos de nuestros errores pasados, y en algún momento fueron también profecías", dice el escritor.

El libro entero es una investigación, cargando con viejas culpas. La forma de las ruinas lidia con verdades históricas dentro de territorios íntimos, donde Vásquez vuelve a los misterios del origen, que permanecen  idénticos y que se transmiten en una herencia común que se transmite dentro de un pasado negro, lleno de temores. El bogotano consigue acomodarnos del lado de la conspiración y hacernos dudar de cualquier suceso, dejándonos incómodos ante la posibilidad de tejer lo que fuimos y revelar los hechos como se supone ocurrieron.

En definitiva, es un espejo que repite la historia de un crimen, en una forma de salir de las ruinas humanas. Novela los hechos históricos de una manera envidiable y llena de luz las zonas de penumbra que ocultan célebres crímenes. La forma de las ruinas es un libro excelso, donde el escritor se reafirma como uno de los grandes narradores del siglo XXI. Viva siempre Latinoamérica.

martes, 16 de enero de 2018

Runas.

martes, enero 16, 2018 2
Runas.
Los vikingos no contaban con una escritura como la que conocemos hoy, puesto que no tenían libros, pero disponían de unos caracteres alfabéticos que llamaron runas.  Las mismas estaban compuestas de una manera que les permitía ser grabadas n madera, hueso, metal y piedra.  No había una única escritura, pues los detalles de los signos rúnicos variaban de una región a otra y según el siglo.

El alfabeto fue creado de forma independiente,  con un patrón de izquierda a derecha y ha tenido diversas variaciones.


Se suele dividir en tres periodos rúnicos. Cada periodo dispone de su versión del alfabeto rúnico llamado "futhark".

El primer periodo comprende los años que van desde el nacimiento de Cristo hasta 600-700. Los runólogos utilizan la denominación “Época migratoria". El segundo periodo comprende la época que va del 650 al 1050, frecuentemente denominada la Época Vikinga. El tercer periodo es la Baja Edad Media, es decir aprox. 1050-1400. Se siguen empleando las runas después del tercer periodo, pero ya no son una tradición viva de la escritura. La lengua latina ha vencido y las runas se han convertido en una curiosidad, más no en un medio de comunicación.

El "futhark" antiguo


El "futhark" joven: 



El "futhark" medieval:



Inscripciones rúnicas.


Las inscripciones rúnicas más notables que se han conservado hasta la fecha fueron grabadas en piedra, que se  encuentran principalmente aisladas, en sitios destacados para atraer la atención de los transeúntes.  El mayor número de ellas  data de la Edad Vikinga. A menudo honran a un difunto, especialmente rico e influyente. Las inscripciones eran generalmente escuetas y podían simplemente indicar un nombre. Algunas veces se trata de pasajes enteros que ocupan varias o todas las caras de las piedras.

Las piedras rúnicas nos proporcionan una valiosa información sobre la vida social de entonces: nos hablan de las creencias religiosas, organización social y vínculos de lealtad. Evocan los derechos y las ocupaciones de las mujeres y se hacen eco de los viajes de los vikingos a lugares lejanos, sus incursiones y expediciones comerciales.


lunes, 15 de enero de 2018

La novia oscura, Laura Restrepo.

lunes, enero 15, 2018 1
La novia oscura, Laura Restrepo.

La novia oscura es una divertida y conmovedora historia de amor particular. A través de una serie de entrevistas, la reportera se rodea de una serie singular de personajes: cazadores de fortuna, guerrilleros, obreros y prostitutas, intentando descifrar la vida de Sayonara, una exótica, enigmática y arrogante trabajadora de La Catunga, el burdel del pueblo. Cada mes, ella embruja a los hombres de la compañía de las montañas, pues su belleza atrae a una serie de hombres, entre los que está su verdadero amor, que la convierte en La novia oscura, revelando un universo personal y político que marca a todo aquel que se cruce por su paso.



Sayonara es un personaje fuerte, que deja huella dentro y fuera de la historia. Siempre la recordaré como una luz morada que dio pie a una historia que fue entretejiéndose hasta ser la más bella y cotizada prostituta de su pueblo. El magnetismo de la mujer queda demostrado desde la primera página, convirtiéndose en una figura que trasciende más allá de la historia y que guía a cada uno de los personajes a su merecido final, que son consecuencia de sus acciones.



Restrepo parte de historias y personajes centrales, filtrados de manera espectacular. Sorprende, divierte y enamora mediante las situaciones a las que se enfrentan los personajes que van y vienen entre la comicidad, el drama y la violencia, siempre con el sentido de lo contado. Los resalta, en una fusión entre el reportaje y la historia, que le permite explorar una denuncia social en dimensiones humanas, que retrata la prostitución y el papel de las empresas gringas en la explotación de los recursos naturales de Latinoamérica.



Así, La novia oscura es la historia del romance entre el petróleo y la prostituta, que se alejan y se acercan gracias a diversas circunstancias, con un estilo precioso, lapidario y humorístico, que pone sobre la mesa la hermandad entre mujeres ante la adversidad, en conjunto con la magia y la belleza de lo cotidiano y la intuición de la fatalidad, donde La Catunga es un micro mundo que regido por la solidaridad, siguiendo la línea de la literatura hecha por mujeres en este lado del mundo.



El pueblo es un personaje más, pues tiene vida propia, es una extensión de quienes lo habitan, le dan alma, lo cocinan, lo limpian, lo aman y lo dotan de sentir. Las mujeres son sus reinas, que exterminan a cualquiera que quiera acabar con ella. Además de putas, son madres, hijas, hermanas, solidarias, que alzaban su voz en son de protesta y que son símbolo de rebeldía y el “no” a la injusticia, siendo símbolo del espíritu de sobrevivir a pesar de todo.



Laura Restrepo en La novia oscura se aproxima a la realidad Colombiana y la historia latinoamericana a través de la imagen social que porta la mujer, construida a base de un paradigma patriarcal, apoyado en la idea de dominio sobre la fémina que se rebela. Sayonara representa esa reconstrucción en sí mismo, dentro del cuerpo humano como reflejo del cuerpo social. Habla de violencia, locura y poder, con la magia, la pasión y el recato necesario para unir todos estos hilos. En definitiva, La novia oscura es como su protagonista: tensa, seductora, inteligente y astuta. Una novela que sigue de lleno el cuerpo de la mujer y que es necesario leer. Increíble.

domingo, 14 de enero de 2018

Doña Bárbara, Rómulo Gallegos.

domingo, enero 14, 2018 0
Doña Bárbara, Rómulo Gallegos.


Doña Bárbara es la mujer más bella de todo el llano y la dueña de la hacienda “El Miedo”. Ruda e insensible, vive marcada por el recuerdo de una violación que sufrió en su adolescencia y que también le arrebató al amor de su vida. Así, ha ido acumulando grandes tierras y manadas de ganado, utilizando a los hombres para su provecho, sin embargo, cuando Santos Luzardo llegue al pueblo, todo comenzará a cambiar.
Mediante ambos personajes, Gallegos logra coloca a la llanura venezolana como eje central y dramatizar el conflicto entre civilización y barbarie en ambos personajes. Por un lado, tenemos al progreso personificado en Luzardo y el atraso, impuesto por el medio en el que se desenvuelven, visto en Doña Bárbara, dejando ver la maestría de la naturaleza y la tierra desde las entrañas de sus habitantes. Ella representa esa Venezuela cruel, insensible ante la corrupción, la traición, la esclavitud, el latifundismo, la injusticia y la brujería, en contraposición al hombre bueno que ama, sufre y lucha contra la dictadura que vemos en Santos.

El escritor observa su mundo y lo representa a través de personajes, que van mucho más allá de lo literario. Gallegos persigue un fin social y busca un cambio en la sociedad, incidiendo en la realidad rural y salvaje, proponiendo un impulso educativo que enfrente al bárbaro, teniendo como única medida de progreso el cumplimiento de la ley dando como conclusión una solución al caudillismo de esa época.

El autor no toma partido por ninguno de los dos extremos del conflicto, sino que los integra. Para Gallegos, la civilización y la barbarie son destructores si actúan sin juicio. Por ello, la naturaleza debe aceptar el orden y la ley, mientras que la ciudad debe convivir con los rasgos propios de la vida rural. El deber no es destruirse, sino transformarla en beneficio propio.

Doña Bárbara propone una combinación entre el salvajismo y la civilización, pintada a través de un paisaje que se compone de personajes enfáticos que crean una estrecha relación de simpatía o rechazo con el lector. Esta es una novela muy odiada gracias a experiencias en el colegio, sin embargo, es increíble y yo los invito a darle una segunda oportunidad, pues Gallegos construye una historia sin igual, donde no hay ni héroes ni villanos, si no atisbos que se esconden tras ellos, mostrando el lado más humano y sensible del terror del llano.


La naturaleza no perdona a nadie. Aun así, todos poseemos ese lado bestial y salvaje dentro que ella nos hereda. La única ley que predomina en ella es el matar o morir y, aunque para algunos resulte lejano, así sigue siendo nuestra modernidad. Por ende, Doña Bárbara es un libro indispensable, vinculado al ser venezolano y latinoamericano que, en definitiva, deben leer, pues sus personajes conservan ese hilo cotidiano de frustración y esperanza que seguimos experimentando.

La muerte de Honorio, Miguel Otero Silva.

domingo, enero 14, 2018 0
La muerte de Honorio, Miguel Otero Silva.

La muerte de Honorio describe la situación de los presos políticos durante la dictadura de Pérez Jiménez. Dividida en dos partes llamadas “cuadernos”, Silva narra en una el traslado por vía aérea de cinco presos que ya habían sido torturados desde la Cárcel Modelo de Caracas a la Cárcel Nueva de Ciudad Bolívar. Dichos personajes son identificados por su profesión (El tenedor de libros, el periodista, el médico, el capitán y el barbero), cuyo final se conoce en el segundo cuaderno, que funciona como un epílogo.
En torno a la figura de Honorio, Silva describe los meses finales de la dictadura, narrando las torturas, la clandestinidad, la corrupción y la eterna lucha entre el atraso y el progreso que ha marcado nuestra historia. "Pero de nada valen mi afán de independencia ni mis ensueños cimarrones en una nación que sufre de furor uterino político desde hace siglo y medio, que no habla sino discursos políticos, que no sueña sino pesadillas políticas, que se emborracha con el propósito exclusivo de gritar improperios políticos en medio de la calle, que no ha tenido oportunidad de industrializarse, ni de higienizarse, ni de educarse, por estar discutiendo pendejadas políticas”, dice uno de los personajes.

Con un estilo directo, Otero Silva me lleva a cuestionarme si hemos avanzado como sociedad. La muerte de Honorio es la crónica de una época oscura y terrible que no se distancia mucho de nuestra realidad. Sus descripciones de las crueles e inhumanas prácticas de los esbirros son cercanas, casi podemos sentir el ring de caucho con hojillas, las agujas enhebradas por hilos de saco, los planazos, la falta de alimentos y luz, solo que ya no dentro de una cárcel, sino en el día a día.


Con un lenguaje sencillo, la lectura de esta novela no se hace cuesta arriba. Con un narrador omnisciente, la voz de los presos y su conciencia, el escritor despliega una riqueza narrativa que dota a La muerte de Honorio de una facilidad de lectura impresionante. Además, cuenta con un gran valor moral e histórico, ya que mediante su denuncia, se convierte en un libro indispensable para recordar a dónde no queremos volver. En definitiva, hay que leerlo.

viernes, 12 de enero de 2018

Edda mayor, Edda menor y la Saga de Eirik el rojo.

viernes, enero 12, 2018 1
Edda mayor, Edda menor y la Saga de Eirik el rojo.

Bajo el nombre de Edda, se conocen las dos obras islandesas medievales, una en prosa y otra en verso, que son colecciones de relatos nórdicos antiguos, siendo las fuentes más leales dentro de la mitología.

La Edda Mayor o Edda en verso es la más antigua y contiene una colección de poemas anónimos, escritos en islandés alrededor del año 1000 d.C. Dentro de ella, se dividen 38 poemas que hablan de la creación y el fin del mundo, mientras que otros 29 hablan de las hazañas hechas por los héroes, sobretodo por Odín y Thor, recogidos en el famoso “Codex Regius”, que era la fuente en la que Snorri basó su obra.

Algunos de ellos tienen un sentido muy pagano, mientras que otros son mucho más esotéricos, pues hablan de las experiencias iniciáticas de los escandinavos en la vida adulta. Entre los más importantes, está el Cantar de Völund, Discurso de Vafthrúdnir, Völuspá y Canto de Hárdbard. Sin embargo, hay otros como Lokasenna, escrito con cierto tono de burla, demostrando que se componen de una mezcolanza de visiones, entre la cristiana, la nórdica y la pagana, que eran aprendidos de memoria por los poetas y transmitidos en las ceremonias importantes, bajo la figura de Odín, que colocaba pruebas que debían establecer y superar para consagrarse.

Dentro de ella también hay referencias a grandes héroes vikingos, como la saga de Eirik el Rojo, cuyas embarcaciones llegaron a América antes de Colón. De nuevo, vuelve a destacar el poema Völuspá o profecía del vidente, porque presenta un interrogatorio que Odín le hace a una bruja muerta, para que la informe sobre el destino de los Dioses, es decir, el Ragnarök. Ella comienza a narrarle el origen del mundo, la creación de los dioses, hasta el final del ciclo del mundo y el surgimiento de uno nuevo, donde vivimos nosotros ahora.

Por su parte, la Edda Menor o prosaica, fue escrita por Snorri alrededor de 1220, que consta de tres partes. En Gylfagnning hace una descripción de la creación del mundo, los dioses y sus vidas. Skáldskaparmál es una presentación del lenguaje de los escaldos, a través de muchos poemas anónimos de esas épocas. Por último, Hattal consta de un poema de 102 estrofas, cada una con su propia peculiaridad métrica o lingüística, que le permite mostrar ciertas reglas del lenguaje poético.

Este apartado se refiere más a la formación de poetas, pues Snorri se encontró con un gran problema, ya que la poesía escandinava necesitaba de un conocimiento de la mitología pagana que la mayoría no poseía. Así, es característico encontrar en estos textos expresiones metafóricas bajo el nombre de kenningar, que consistían en referirse a ciertos objetos con palabras bellas, por ejemplo, en vez de decir barco, se referían a él como un “corcel de olas que vagaba por la sangre del gigante” (mar).

Por ello, incluyó en su libro un apartado bastante extenso donde se explicaban algunos mitos escandinavos, como Alucinación de Gylfi o el Discurso de Bragi. La segunda parte del libro habla de a formación de los poetas, dando muchos sinónimos a los kenningar, intercaladas con numerosas historias míticas y legendarias, seguidas por el largo poema heroico que relata varias hazañas diferentes.