Frankenstein, Mary Shelley, Reseña. - Mariana lee

martes, 4 de octubre de 2016

Frankenstein, Mary Shelley, Reseña.


Vivan los clásicos.

"Me puse a pensar en una historia que hablaba con los misteriosos temores de nuestra naturaleza y despertase terror apasionante; una para que el lector tema al mirar a su alrededor, para cuajar la sangre y acelerar los latidos del corazón.", Shelley.

Éste es uno de mis libros favoritos. Frankenstein es una interpretación muy particular del sentido de la vida, su creador lo deja solo, llega al mundo solo y muere solo. Es, en ese sentido, esa relación creado-creador, es sumamente única e irrepetible, y el personaje del “monstruo” que nace de algo completamente inanimado, es sin duda la parte más humana de ésta novela, porque desde que “nace” se cuestiona qué hace aquí, porqué está aquí, porqué su creador lo ha traído a éste mundo tan cruel y lo ha dejado solo. Todos alguna vez nos hemos cuestionado eso, más que todo cuando estamos ante un problema difícil. Es por ello que ésta novela me enamora, me apasiona, me encanta y sin duda estará entre mis favoritos de éste año y de toda la vida; porque a través de un aparente monstruo nacido de la electricidad, creado para ser una máquina sin sentimientos, Mary Shelley nos trae al personaje más humano de toda la literatura universal.

Tenía mucho tiempo sin llorar tanto con un libro, soy de lágrima fácil, pero aún así llevaba una temporada sin echar una llorada de las mías, con Frankenstein he llorado por días, he podido lograr una relación muy empática  con el personaje, soy toda una drama queen y éste libro describe muy bien varios sentimientos que de vez en cuando me atacan, sobretodo en esas horas previas al sueño en las que mi mente hace estragos. Es un drama total, el sufrimiento está a lo largo del libro y no hay nada que me guste más que eso, me fascinan esos libros que me llevan a mis límites, que me hacen llorar, que me ponen a pensar y que me obligan a tener una postura crítica y analítica. Sin duda alguna, Frankenstein es un libro al que se le puede sacar mucho jugo, que me ha llevado a mis más grandes extremos y que me ha puesto frente a frente con algunos de mis miedos.

Víctor Frankenstein nos relata la historia de su familia y su juventud, explicando cómo fue alimentando su amor por la ciencia desde que era pequeño, hasta llegar a obsesionarse con esa delgada línea entre la vida y la muerte y la idea de crear una nueva raza a partir de restos humanos, que le admiraran como su dios supremo y que fuera indestructible. De ahí nace el famoso engendro, que lo hace huir (muy lógico eh Víctor, creas una monstruo y después huyes y lo dejas solo, qué buenas ideas) y que da pie a muchas teorías sobre la creación de la vida y a qué tanto derecho tenemos de moldearla a nuestro antojo y comportarnos como aparentes dioses, porque el joven Víctor, al tener la idea de crear a la criatura, se cree un dios, capaz de traer a la vida algo inanimado, y nunca se detiene a pensar en lo que está haciendo, hasta que llega al final: la creación de la vida y termina huyendo, horrorizado por su fealdad y abandonándolo, sin saber qué hacer.

Luego, la criatura lo encara, preguntándole que por qué lo ha creado para abandonarlo, pidiéndole que si no va a ser aceptado por los hombres, le cree a una compañera de su misma naturaleza, es en ésta escena cuando me he cuestionado quién es más humano, si Frankenstein o la criatura, porque a fin de cuentas Víctor es un hombre muy ambicioso, que busca crear la vida, y luego de que lo hace, no sabe qué hacer, y deja a una criatura que necesita amor, aceptación y que es siempre rechazada por su aspecto; en ese sentido, la novela nos plantea varias cuestiones interesantes, pues el monstruo creado por Víctor es rechazado desde nada más nacer con su padre, y desde éste momento lo único que quiere es ser amado. Para su desgracia, debido a su horripilante y putefracto aspecto, el amor siempre le juega en contra y le es negado constantemente. A lo largo de su vida sólo consigue entablar con un hombre ciego, que lo abandona una vez que su familia descubren a su peculiar amigo. El monstruo, no es consciente de su aspecto, constantemente se pregunta por qué no puede ser amado por nadie, e inclusive, desconociendo su monstruosidad, se hace amigo de una niña a la que asfixia sin querer, mientras jugaban.

Exceptuando a la niña y el hombre ciego, incapaces, por su inocencia, de juzgarlo por su exterior, la criatura creada por Víctor jamás encuentra la aceptación y adonde quiera que va es perseguido, sin razón alguna, y contra él se someten una cantidad innumerable de injusticias. Hasta que después de muchos sufrimientos, él acepta que es un monstruo y se resigna a comportarse de forma cruel y malvada, pues esto es lo que todos esperan de él, ya que nadie puede imaginar la bondad que hay en él. Así, se profundiza cada vez más la ira hacia su creador, a quien maldice constantemente por haberlo hecha de esa manera y por hacerlo de una naturaleza incapaz de amar. Inicia una persecución contra Víctor, mata a sus seres queridos. Lo tortura. Le pide que lo comprenda, y le ruega que cree para él algo que finalmente lo quiera, pero luego de que éste destruyera el laboratorio, el monstruo se debate entre la culpa y sus crímenes, creando la escena más magnífica de toda la novela, “Jamás podré esperar (la simpatía) de hombre alguno. Cuando deseaba la comprensión humana, era porque quería compartir con los demás el amor, la virtud y los afectuosos sentimientos que mi corazón contenía. TIempo atrás yo esperaba, ingenuo de mí, hallar algunas criaturas que, ignorando mi fealdad y mi inmundo aspecto, me amaran por las excelentes virtudes que mi corazón atesoraba. (…) Deseaba el amor y la amistad, pero me eran cotidianamente negados. ¿No es esto una cruel injusticia? ¿Debo acaso ser considerado como el único criminal, cuando todos los humanos han pecado contra mí? (…) Yo (…) soy tan solo un monstruo hecho para ser golpeado e injuriado”.

Es así como Mary Shelley moldea la teoría de que todos somos buenos por naturaleza y que es la sociedad quien nos corrompe, y nos muestra a un personaje que, tras ser tratado como un monstruo, acaba convirtiéndose en uno, así como sucede en repetidas escenas de la literatura y de seguro, con muchos de ustedes y gente a quien conocen.

Pero no podemos dejar de lado que hay múltiples interpretaciones para la relación creado-creador, la que expuse antes sin duda es mi favorita, más que todo porque me veo en ella, pero hay otras muy interesantes que no pierden validez para mí, hay quien dice que, como el libro fue escrito a principios de la revolución industrial, ésta relación significa ese lazo máquina-creador y que plantea hasta qué punto lo que creamos puede acabar con nosotros, volverse en nuestra contra.
Hay otra teoría que expresa que esto no representa más que el período de una mujer embarazada, sí, por muy loco que parezca, tiene sentido que haya partido de éste suceso cruel para realizar una historia tan dramática como Frankenstein.

Sin embargo, tengo mis dudas con respecto a qué tan certero puede ser esta última, ya que Mary dijo que la inspiración le había venido de un sueño, donde veía a un hombre con “los ojos acuosos”, que miraba a su creador y abría una cortina para sorprenderle, afirmaba que quedó sorprendida por ello y que de ahí nació el famoso monstruo que conocemos hoy en día, y que ha sido muy transformado, por increíble que parezca, el monstruo del libro ni siquiera se llama Frankenstein, no es verde, no tiene colmillos, no es temible, no es para nada eso que nos han pintado por los siglos de los siglos en películas, series y comiquitas que se alejan bastante del concepto original del monstruo. Si bien es un ser escalofriante, no es para nada un monstruo sanguinario que va por la vida buscando humanos para comer, así que no se imaginen para nada a ese ser verde que han vendido por tanto tiempo. Frankenstein es el inicio de la ciencia ficción, si bien la autora buscaba hacer una historia de terror (porque esa era la idea de la competencia, busquen más sobre ella, en internet está completa la historia) nunca el comedido fue hacer todo lo erróneo que rodea a Frankenstein en la modernidad. Aclarado esto, sigamos con la reseña.

Tampoco puedo dejar pasar la relación que hay entre Frankenstein y Prometeo, en algunas ediciones, se le da el título de Frankenstein o el moderno Prometeo, no hay dos personajes que se parezcan más que éste par de dos, Prometeo se rebeló ante los dioses para el bien de la humanidad, creó al hombre y lo hizo inteligente, robó el fuego que simboliza la sabiduría, pues conociendo la necesidad de los humanos, se enfrenta a Zeus para robar el elemento y por ende su tecnología en pro de la humanidad. En la mitología griega, la figura prometéica está sumamente ligada a la humanidad, desafiando a las leyes supremas para entregarle el fuego a los demás, no sólo en el sentido material, sino también en el sentido espiritual, pues simboliza la vida, la energía, la inteligencia que mueve al ser humano, tratando de darle herramientas que le permitan librarse de la dependencia, creando algo majestuoso, que va mas allá de darle vida a lo inanimado, y que tiene como intención primordial crear un ser individual, racional e inteligente, capaz de sobrevivir más allá de sus instintos. Tal cuál como Frankenstein hace con su criatura, son dos personajes exactos, con una psique casi idéntica y que sin duda alguna, guardan mucha relación entre sí.


La novela se divide en tres partes: Cartas de Robert Walton a su hermana, donde está el punto de vista de Víctor y de la criatura, y sin duda alguna mis partes favoritas son en las que interactúa y narra la criatura, siempre cargadas de sentimiento y muy diferentes a las de Víctor, que me desagradaban un poco porque en sí, el personaje no me gusta, sin embargo, no niego que en ambas caras de la moneda, el estilo narrativo de Shelley es impresionante, tomando en cuenta que escribió ésta obra con 19 añitos, la novela está narrada de una manera divina, cargada de sentimientos y con una prosa no tan complicada.

En definitiva, una obra magnífica, Mary Shelley hizo un trabajo estupendo con la novela y no hay duda de porqué sigue y seguirá siendo uno de los clásicos más importantes de la literatura universal. Una obra que me encanta y que sin duda, será de mis favoritas éste año. Una sincera recomendación, que espero que tomen en cuenta, pues no se van a arrepentir.













10 comentarios:

  1. ¿Te puedes creer que aún no he leído este libro? He visto muchas de las películas y conozco de sobra al personaje pero aún no lo he leído. No tengo perdón pero después de leer tu reseña lo dejo en libros pendientes, sé seguro que me voy a emocionar.. muaks

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa! este es un libro que lei hace muchos años y la verdad es que me impactó bastante, tanto por el hecho de crear a alguien como lo que sufre el monstruo hasta volverse lo que todos esperaban de él. La comparación con Prometeo me ha gustado mucho porque nunca lo había visto de esa forma. Gracias por compartir tu opinión, he aprendido mucho de ella. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Lo leí hace años y aún recuerdo la tristeza que me dio el sufrimiento de Frankestein, al fin que él no pidio ser un monstruo.
    Estupenda reseña, muy completa y con las ilustraciones que no dejan indiferentes.

    ResponderEliminar
  4. Es una de mis novelas favoritas y como tu dices tiene múltiples interpretaciones, me ha encantado tu estudio sobre la novela, no dejas punto sin tratar, excelente elección, bss

    ResponderEliminar
  5. Gran reseña me ha llegado al corazón y has conseguido que me apetezca mucho leerlo porque me ha impactado bastante y me gusta que tenga tantas interpretaciones distintas cosa que no se me habían pasado por la cabeza viendo la película.

    ResponderEliminar
  6. Que buena reseña, la verdad no tenía idea de este libro y se ve súper chévere y además de entretenido nos muestra una visión diferente sobre este mounstro que siempre lo hemos visto así pero que bien puede que no sea uno :(

    ResponderEliminar
  7. Es la primera vez que leo una reseña como la tuya, contando porqué buscaste este libro o querías leerlo y me parece súper chévere conocer esas razones junto con la reseña, creo que dice mucho y me gusta este estilo. Muchas felicidades. He leído muchas historias de Frankenstein pero ninguna como la que mencionas :)

    ResponderEliminar
  8. Visto lo que dices de toda esa reflexión sobre el porqué estamos aquí y sobre todo por cambiar ese concepto que tenemos de Frankenstein me parece estupenda tu recomendación, creo que es muy acertada y que el libro seguro no desiluciona para nada. Gracias por la buena recomendación :)

    ResponderEliminar
  9. Solo puedo decir ¡¡Me encanta!! Que fabuloso, mira que soy poco de engancharme a una sinopsis por que me parecen siempre tan lineales, pero me has convencido. Entra en mi lista y quiero leerla pero ya. Besoss

    ResponderEliminar
  10. Fue uno de los primeros libros con que me enganche a la lectura. Y aun recuerdo a el monstrou entreviendo tras la pared hacia la otra habitacion en donde se encontraba la familia la cual le inspiró tanta compasión y amor a la vida, con la cual se hayó totalmente conmovido. Tomó este fragmento ya que es uno de los que me llegó más al corazón por la sencillez de la situación y no por ello falta de significado y de profundidad. Gracias por tan buena reseña

    ResponderEliminar