El Booktag Feminista de #LibrosB4Tipos. - Mariana lee

miércoles, 28 de junio de 2017

El Booktag Feminista de #LibrosB4Tipos.




Soy un desastre, lo sé, lo admito y lo siento. Hace más de dos meses, Nea de Divagaciones de una Poulain me etiquetó para hacer este Booktag y entre una cosa y otra, no había tenido tiempo de hacerlo.

Todas las entradas que se han publicado estaban programadas desde hace mucho tiempo. La situación en Venezuela está difícil y no he tenido ánimos de escribir nada. Llevaba todo este tiempo sin poner ni una sola palabra en este espacio que tanto me gusta, entre el final de clases (ya por fin soy Bachiller), el desastre de país en el que vivo y varias situaciones personales, mi musa estaba en cero. Es increíble, pero me sentía incapaz de escribir.

Lo bueno es que, aunque el desastre no se ha solucionado, tengo un peso menos: ¡Me gradué! Ya no tengo que volver al colegio y, con el favor de Dios, a finales de año comienzo la Universidad, por lo que tendré un montón de tiempo para recuperar mi energía para escribir. Por lo pronto, le debo una disculpa a Nea por hacer este Booktag tan tarde, al mismo tiempo que agradecerle por etiquetarme, porque las categorías me encantan y tengo muchas ganas de hacerlo.

Antes de comenzar, me gustaría hablarle un poco de @Librosb4Tipos. Libros B4 Tipos es un club de lectura feminista, que mes a mes escogen un libro con una temática que se adapte a sus ideales, con el fin de difundir y analizar la novela en un Hangouts. Las chicas han salido en sitios como Buzzfeed y les hicieron una entrevista en Let’s Riot. Sin duda alguna, vale la pena destacar estas iniciativas, pues son muy pocas las que se dedican tan de lleno a difundir el feminismo mediante la literatura. Es una idea increíble, que cada día agarra más fuerza y que espero seguir ver creciendo.

Sin más dilación ¡¡vamos con el booktag!!

1)    Autora favorita (o que más hayas leído su obra)

Escoger una sola es la tarea más complicada dentro de esta categoría. Sigo muy de cerca la obra y los pasos de Rosa Montero, Laura Esquivel y Marcela Serrano. Sin embargo, no puedo dejar pasar a otras como Isabel Allende, Laura Restrepo, Antillanos y, sobretodo Teresa de la Parra.

Aún así, aunque tengo muchísimas que mencionar, me quedo con las primeras tres porque son las que aún publican y las que más he leído, sobretodo Montero, pues sigo sus libros al paso que van y hasta la fecha, no me falta ni uno solo de su lista por leer.

2)    Ensayista o teórica.

El ensayo es uno de mis géneros favoritos. Si publico algún (os) libro en el futuro, me gustaría empezar por un ensayo. Es un género que me encanta, que frecuento muchísimo y donde es difícil encontrar mujeres. Aún así, hay unas cuantas que se han ganado su puesto y quienes me parece importante mencionar.

Entre ellas destacan Susana Rotker, venezolana, con su ensayo “Bravo pueblo: poder, utopía y violencia”, que es una completa maravilla. Del mismo modo, menciono a Simone de Beauvoir que con “El segundo sexo” se ganó mi corazón, al igual que Virginia Woolf con “Un cuarto propio”. Las tres tienen un punto en común, que las unifica y que las realza: el feminismo y la labor de defender a la mujer. A lo largo de esos tres ensayos, las autoras, de distintas nacionalidades y épocas, reivindican el papel de la mujer en sociedad y me parece necesario que, en pleno siglo XXI, se les siga leyendo, analizando y comentando.

3)    Personaje femenino feminista.

Aunque esta es otra categoría donde puedo hacer una larga lista, me quedo con Itzá y a su vez Lavinia de “La mujer habitada”, escrito por Gioconda Belli. Este personaje que se desdobla me encanta, porque ambas se unen en una mujer habitada que lucha por sus ideales, manteniendo la libertad ante lo que las destruye, a modo de despertar de la conciencia, en realidades paralelas.

Sin duda, es un personaje tan feminista como su creadora. Me encanta esta dualidad dentro de una mujer en dos realidades tan distintas, pero a la vez tan iguales. No me extenderé tanto como quisiera pues tengo la reseña de este libro escrita, sin embargo, no me puedo ir sin decir que es un personaje feminista maravilloso, que los invito a conocer.

4)    Poeta favorita.

Aunque la poesía me parece un género difícil y no es de mis favoritos, hay varias poetas a las que vuelvo cuando me apetece algo corto pero contundente. No suelo reseñar poesía porque me parece una tarea sumamente complicada, que no me siento capaz de hacer tan bien como me gustaría, sin embargo, en esta categoría me gustaría mencionar a Gabriela Mistral, Alejandra Pizarnik y, cómo no, la madre de la poesía latinoamericana,  Sor Juana Inés de la Cruz, porque sin duda, sentaron las bases para el arte que hoy en día conocemos dentro de nuestro continente y crearon un contenido brutal en una sociedad que las oprimía tanto como ahora. Los diarios de Pizarnik, los sonetos de Sor Juana y los versos de Mistral son una cosa divina, de otro mundo, que siempre parecen ser un consuelo.

Aún así, no me gustaría dejar de lado a poetas como Edda Armas, Oriette D’Angelo y Pamela Rahn Sánchez, que comienzan en el género y a quienes sigo muy de cerca. A pesar de no ser quizá las más reconocidas, ni las más publicadas, sus versos me tienen enamorada. Cardiopatías es un libro al que recurro muchísimo muy seguido, porque hay versos que reconfortan el alma. Son paisanas a las que espero seguirles las pisadas muy de cerca en el largo camino que les queda por recorrer, porque estoy segura de que su arte seguirá patente y fuerte por mucho más tiempo.

5)    Autora menos recordada.

Este ítem me da mucha tristeza. Lamentablemente, cada día son más las autoras que pasan al olvido, al baúl de los recuerdos. Más dolor me da saber que las dos que tengo para mencionar son venezolanas.

Primero, me gustaría hablar de Teresa de la Parra, una venezolana que sentó las bases de una amplia y rica literatura que ni nosotros mismos recordamos. “Ifigenia” y “Memorias de Mamá Blanca” son dos títulos que ya casi nadie reconoce y es sumamente triste, porque sin duda, tras ellos hay una inmensa carga nacionalista y feminista que debería llenarnos de orgullo y que ha pasado por debajo de la mesa durante siglos.

Por último, hablar de Laura Antillano en esta categoría es casi indispensable. Esta otra venezolana, ya un poco más en la modernidad, parece vivir en el olvido, si es que algún día se le tomó en cuenta. Dicha autora tiene obras increíbles, que he ido leyendo con el tiempo que muy pocos venezolanos conocen (mos), la mayoría de ellos infantiles, que las editoriales han olvidado y que parecen permanecer en el recuerdo de algunos que nos negamos a olvidarla.

6)    Autora adelantada a su época.

María Luisa Bombal me parece la opción más acertada en este apartado. La chilena nació en 1910, que con solo 24 años publicó su obra más famosa, “La última Niebla” y que sufrió los tormentos del amor desde muy joven, pues su matrimonio con un piloto casi le cuesta la vida y la dejó con una cicatriz en el cuello, gracias a un hombre que le “arruinó la vida, pero nunca lo pude olvidar".

Por su parte, no puedo dejar pasar al trío Brontë, cada una de ellas parece ir más allá de lo que su época le permitía. Con Jane Eyre, Cumbres Borrascosas y Agnes Grey, las hermanas se consagraron como maestras de la literatura universal, publicando bajo seudónimos grandes obras que dejaban entre líneas un claro mensaje de un cambio necesario y contundente.

Por último, mencionar a Gabriela Mistral en esta categoría me parece justo y necesario. La única mujer latinoamericana ganadora del Nobel hasta la fecha, es otra que parece ser iba siempre un paso más adelante. Nacida en 1889, la chilena construyó un gran camino literario, que la llevó hasta la cumbre más alta del éxito en la literatura, gracias a su poesía y pedagogía, que siempre veía más allá de su época.

7)    Libro con una amistad entre dos mujeres.

Antigua vida mía y Nosotras que nos queremos tanto son dos libros de Marcela Serrano que profundizan en la amistad femenina de una manera especial y particular. Así como también la saga Dos amigas, de Elena Ferrante, que no podía faltar en esta categoría.

Otros dos libros interesantes sobre la amistad femenina son El color Púrpura, de Alice Walker, que plantea una relación interesante y del cual hay reseña en el blog; y La vida cuando era nuestra, de Marian Izaguirre, donde propone a dos personajes muy interesantes, que comparten vivencias y conocimientos de cuando su vida les pertenecía.

8)    Autor con temática feminista.

Esta respuesta me parece arriesgada. Los libros que conozco con personajes femeninos “feministas” son escritos por hombres que no tienen ningún historial como defensores de la causa. Por ejemplo. Emma Bovary de “Madame Bovary” a mi me parece un personaje complejo, independiente y que vale la pena estudiar, aún así, Flaubert nunca dio pie a que se pensara que él apoyaba dicho movimiento.

Otro ejemplo claro es “Aura” de Carlos Fuentes, que es una especie de introspección en el imaginario femenino, con dos personajes complejos y curiosos, sin embargo, se repite el mismo caso anterior y no hay ninguna fuente que confirme que lo que estoy diciendo es así.

Aún así, prefiero quedarme con los personajes y no dar una respuesta concreta, sin embargo, prometo investigar este hecho y tratar de encontrar algún hecho más probable, de manera de facilitar una respuesta más concreta.

9)    Novela infantil o juvenil que retome el tema feminista.

Últimamente ha sonado mucho “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”, que ya he leído y que me parece el perfecto ejemplo de una antología para las niñas de hoy en día.

Tengo muy presente el recuerdo de Ana la de tejas verdes en los inicios de mi adolescencia. Es una saga larguísima, que tiene un montón de libros que no he terminado de leer, de hecho, sólo he leído el primero. Aún así, esa niña de clinejas y una gran actitud es un recuerdo muy bonito de mis primeros años de juventud y, aunque no es de lleno una novela feminista, me encanta ver a este personaje como un ejemplo de autonomía y empoderamiento.

10)  Novela que te acercó al feminismo.

El primer texto feminista que leí como tal es “Todos deberíamos ser feministas” de mi querida Chimamanda Ngozi Adichie, luego continué con “Un cuarto propio”, donde Woolf terminó de convencerme, al igual que Rosario Castellanos con “El eterno femenino”. Son esos tres libros los que considero mis pilares dentro de este movimiento, que me acercaron a él y que me han abierto las puertas a este maravilloso mundo del feminismo.

11)  ¿Por qué te asumes como feminista?

Aquí podría dar una extensa charla de cuáles son mis motivos, pero creo que la frase pronunciada por la nigeriana Chimamanda lo define muy bien, sencillamente porque definirse como feminista es lo mismo a asumirse como ser humano.

¡Esto es todo amigos! Me alargué más de lo que tenía pensado hacerlo, pero quería dar respuestas completas y que esto no fuera sólo un booktag para mencionar y mencionar.
Espero que les haya gustado tanto como yo he disfrutado haciéndolo y todo el que lea esto está nominado a hacer su tag.

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    No había visto este booktag y me fascina, creo que me lo voy a llevar para hacerlo en mi blog. Me han fascinado tus respuestas y he conocido nuevas autoras <3
    Besos.

    ResponderEliminar