Sobre héroes y tumbas, Ernesto Sabato, Reseña.

miércoles, abril 05, 2017 Mariana Teresa Garcia Escobar 0 Comments



Sábato dijo una vez que estuvo a punto de quemar el borrador de éste libro. Menos mal que no lo hizo.

Hablar de Sobre héroes y tumbas es, sin duda, una tarea difícil, pero no es imposible. Sábato es de mis escritores favoritos, y ésta es considerada su mejor novela, al igual que el Túnel. Algo que lo define es que en todas sus novelas indaga y se introduce de lleno en los conflictos internos de sus personajes y sobretodo de su país, ambos llenos de contradicciones. En ésta novela se narran múltiples historias que distan de muchos años de distancia entre sí y que poseen protagonistas sumamente diferentes, por lo que quizás se puede complicar un poco el asunto, sin embargo, trataré de explicarlo lo mejor que pueda, de la manera más sencilla posible, porque no quiero asustarlos y sin duda, mi única intención es que se hagan ya con Sobre héroes y tumbas.

A pesar de sus múltiples argumentos, podemos decir que los hilos conductores de las tramas pueden ser la formación de Martín y la decadencia de la familia Vidal Olmos, que se unen mediante pasajes ambientados entre los últimos años del primer peronismo en Argentina y la tormentosa e incestuosa relación entre Alejandra y Fernando.



A través de las dos primeras partes del libro, “El dragón y la princesa” y “Los rostros invisibles”conoceremos la evolución del amor entre Martín y Alejandra, al igual que todas las vicisitudes que dicho amor conlleva principalmente para él. Al igual que nos adentraremos en la historia de la decadencia de los Vidal Olmos y la situación que atravesaban los pueblos argentinos en la época del primer peronismo. Aquí vemos a una Alejandra adolescente, atormentada, consciente de la clase de persona que es, sabe el daño que puede provovar en alguien, su enfermedad hace que se comporte de manera brusca, siniestra, y por eso se define como un Dragón escupiendo fuego a quien se le acerque, para protegerse. Pero Martín la sentía, la quería, necesitaba del cariño de una mujer y la veía como una princesa. Como su princesa. Él deseaba ser importante en la vida de Alejandra, así se manifiesta en éste segundo capítulo, el se siente invisible ante la persona que consideraba más importante; conoce gente tan diferente a su realidad, todo para él es incoloro, invisible.

Le sigue la tercera parte, que sin duda es mi favorita y la más famosa, denominada “Informe para ciegos”, desde que comienza está cargada de peculiaridades, porque a diferencia del resto del libro, narrado en tercera persona, éste está hecho en primera persona, e inclusive puede leerse como un relato independiente. Aquí se cuenta la historia de la obsesiva y misteriosa paranoia del padre de Alejandra, Fernando, y conoceremos su rara manía con la Secta de los Ciegos, cargado de misterio, simbolismos y donde se revela lo que realmente sucedió. Comienza con la inquietante pregunta “¿Cuándo empezó esto que ahora va a terminar con mi asesinato?”, que abre el capítulo, es considerado uno de los pasajes más profundos y oscuros de la literatura latinoamericana, pues en primera persona se nos presenta a un ser extraño y paranoico que se nos venía sobrevolando en el argumento de la novela como un cuervo que asechaba la muerte de su víctima. Fernando participa en varios vínculos familiares con otros personajes fundamentales, pero en el caso del informe se sitúa fuera de cualquier relación afectiva con éstos, omitiendo vínculos y acciones que no se relacionen con su obsesión de relatar en un informe un extraño complot demoníaco regido desde la Secta Sagrada de los Ciegos, donde, según él, se tejen los hilos que gobiernan al mundo y a los hombres. Sin duda, éste pasaje está cargado de surrealismo y elementos oníricos, y no es más que una metáfora profunda y misteriosa que esconde los propios temores subterráneos inherentes a la humanidad en la que participamos. Esto conduce a Fernando hasta su propia perdición, a través de íconos y símbolos persistentes que forman parte de ésta metádora que nos habla del hombre, su so soledad ante la muerte, el misterio de la existencia y el bien y el mal. Porque a fin de cuentas, él es un ser peculiar, de “hibridez espiritual”, entre la belleza y el horror, el amor y el odio, la tolerancia y el rechazo. Hay quienes lo definen como un espectador que puede situarse simultáneamente entre el cielo y las profundidades del infierno, y esto no puede ser más cierto, y es en esta dualidad donde se debate, arrebatado por la locura, su informe grotesco.



Y para finalizar tenemos “Un Dios desconocido”, donde se inicia el desenlace de todas las tramas y subhistorias que componen Sobre Héroes y Tumbas. Sin duda, es el capítulo más emotivo, por definirlo de alguna manera,  y se trata de la desesperanza y falta de fe que termina por acabar con los personajes. Pues en lo primero que deja de creer Alejandra en su niñez es en Dios, ese desconocido que nos habla de ausencias, que desprotegen a su familia, que queda en el olvido, sin que nadie los ampare.

A medida que vamos avanzando, nos encontramos con una trama diversa, complicada, con varias escenas donde el pasado y el presente se entrecruzan en la amplia biografía de una familia aristocrática que solo va para abajo. Sus dos principales, Alejandra y Martín, están marcados por el pasaje, y su historia juntos es atravesada por la metáfora que se haya dentro del Informe sobre Ciegos. Pues los héroes de esta novela no son sólo los personajes que se hallan en el presente, sino que a través del Flashback, Sábato nos narra el origen de la nación y el viaje hacia un destierro que no tiene sentido. El autor nos lleva a múltiples reflexiones y él mismo afirma que su obra es una crónica testimonial de la problemática de aquel mundo, y dentro de su obra se pueden hallar múltiples referencias concretas a personajes, lugares o sucesos que abarcan el período comprendido entre la época de Lavalle y la de Perón, su novela corresponde, efectivamente, a la realidad histórica, a una realidad que al ficcionarse se transfigura, y que sin embargo no pierde sus bases en ese terreno firme en el que se configura lo histórico.

En la introducción del libro, Sábato confiesa que “existe cierto tipo de ficciones mediante las cuales el autor intenta librarse de una obsesión que no resulta clara ni para él mismo. Para bien y para mal, son las únicas que puedo escribir. Más, todavía, son las incomprensibles historias que me vi forjado a escribir desde que era un adolescente” y esto se evidencia a lo largo de la novela, pues dentro de ella abundan los pasajes en los que parece que él se ha desahogado, exhibe una fuerza narrativa que te arrastra por sus pensamientos, y suele dejar la historia a un lado para explayarse en sus elucubraciones, dejando siempre claro su punto de vista acerca de varios temas puntuales sobre la vida y sobre el ser humano, al igual que sobre la situación política de Argentina en dichos tiempos. Sin duda alguna, es curioso pensar si la novela no es solo una excusa para plasmar muchos de sus pensamientos sobre hechos que aparentemente no tienen nada que ver con la historia como tal. Sábato construye una novela  a base de su ser, de sus pensamientos, enmarcada en una trama que la complementa, pero que quizá no lo es todo de ella, pues queda claro su punto de vista sobre múltiples cosas que ocurrían cuando ésta novela fue publicada, él indaga en las verdades que subyacen en el subconsciente de todo hombre, de la humanidad en general, añadiéndole sus más íntimas obsesiones (porque ya todos sabemos que él vivió atormentado, no hace falta más que leerlo para darse cuenta).

 

Tampoco podemos dejar de lado el peso de ésta historia para la literatura, es condiderada como una novela total, con grandes rasgos de surrealismo inusitados en la literatura latinoamericana. Hay quienes la ponen dentro de la tradición de la “Bildungsroman”, típica de la literatura alemana. Esta obra , llena de imágenes oscuras y sumamente emocional, es denominada como la obra magna de Ernesto, y está incluída en las 100 mejores novelas del siglo XX para el periódico El Mundo.

En definitiva, una obra magnífica, que esconde un análisis interesante sobre el hombre, su naturaleza y todo lo que lo rodea. Una obra cargada de obsesiones, miedos y sangre que sin duda no pueden dejar pasar.



0 comentarios: