Las uvas de la ira, John Steinbeck. - Mariana lee

jueves, 20 de abril de 2017

Las uvas de la ira, John Steinbeck.



Reseñar libros buenos es tan difícil ¿por dónde comenzar? Rayos, no lo sé.



Lo cierto es que Steinbeck tiene un Nobel. Y, ya que estoy bastante en contra de varios de los puntos de ésta institución, me propuse leer por lo menos un libro de cada uno de los ganadores en los últimos 60 años. Con libros como éste es que logro reconciliarme con premios tan injustos, porque Las uvas de la ira es una novela genial, que me ha impactado muchísimo y que sin duda, me ha encantado y está entre mis libros favoritos.



Ésta es la obra más conocida del estadounidense, que lo consagró como el escritor de su país más comprometido con los problemas de los de abajo. Nos encontramos frente a un realismo social que nació a partir del recorrido de Steinbeck por California, donde se documentó para redactar una serie de artículos periodísticos que reflejan la realidad de los inmigrantes de los estados interiores más rurales del país, que tuvieron que dejar sus tierras para mudarse a la gran ciudad.



Partiendo de este suceso y basándose en una historia real, nos presenta la odisea que atraviesa la familia Joad, procedentes de Oklahoma, que tras la Gran Depresión que sufrió Estados Unidos luego de el Crac del 29, sufrió un fenómeno conocido como Dust Bowl, que fue un largo período de sequía, con grandes nubes de polvo y arena que destrozaron el sector de la agricultura, que era la principal fuente de economía de éstos pueblos. Esto llevo a las familias a irse hacia otros estados más prósperos para el país en ese momento, sobretodo California.


Los Joad dejan atrás su hogar y malvenden todas sus tierras y propiedades para conseguir algo de dinero y poder comprar y camión que los movilice a todos hacia la gran California, a donde se dirigen siguiendo las promesas de trabajo y buena vida que ofrecen los panfletos que se repartieron por toda la ciudad, solicitando temporeros para recoger frutas y algodón. Así, comienza el viaje de la familia Joad, que parten llenos de esperanzas hacia un futuro mejor, una nueva vida, pero en seguida chocan con la realidad del duro camino hacia la nueva tierra, y una vez allí, se encuentran con la miseria absoluta.



El exilio obligado, el desplazamiento de lo conocido, lo vivido, no sólo como una pérdida material, sino como un abandono de identidad. La imposición de salir de su zona, de ese lugar con el que se identifican, quedando expuestos, con una absoluta carencia de seguridad; luchando con sus emociones que van con la esperanza de un futuro “mejor”, aferrándose a ésta “posibilidad” para seguir avanzando a pesar del hambre, la miseria, el miedo, la cercanía a la muerte, la impotencia y ese rechazo cocinado en el pánico de la gente de las poblaciones por donde pasan con el fin de encontrar un trabajo (sea bueno o no) para intentar vivir dignamente, guiados sólo por el instinto de supervivencia, que los guía, los invita a avanzar, a seguir resistiendo.





Un exilio que revela que el amor, la solidaridad, la cooperación y la unión son la clave para lograr un mundo mejor. Pero también que la deshumanización del mundo avanza espoleado por los intereses y conveniencias de unos pocos ante la impotencia y desamparo de la gran mayoría. Es una historia intensa, amarga, que se adapta fielmente a la popular frase que narra que “el sistema ha organizado un casino para que ganen siempre los mismos”, y es que sin duda; Las uvas de la ira es una de las mejores novelas ganadoras del Nobel y una de las más grandes, por no decir la mayor, historias que enmarcan el destino de los desfavorecidos en la época del crecimiento capitalista de la mayor potencia mundial.

Dentro de la novela, hay dos tipos de capítulos y se van intercalando a lo largo de la narración. En los capítulos largos se relata la historia de la vida de la familia Joad, y en los capítulos cortos, el autor se aleja del caso en particular de los protagonistas y centra su atención en todos los demás emigrantes que se fueron al oeste en busca de mayor fortuna. Y todo esto de manera panorámica, impersonal y concisa; con un estilo directo, seco, sin adornos, utilizando una prosa árida, tal y como el terreno de la familia, dura como la vida de los protagonistas, con diálogos con frases bstante cortas y discursos lo suficientemente largos como para dejar los puntos bien claros, con una sensación desoladora, que plaga toda la novela. Jon Steinbeck, a través de un narrador omnisciente, siempre al tanto de los acontecimientos ( y lo que vendrá ), construye una trama que en ocasiones, te golpea contra la realidad y te sumerge de lleno en la Ruta 66, donde todo es sequía y dificultad y donde el lector, después de entrar en esos campamentos abarrotados de gente intentando luchas contra las injusticias, descubre que la vida tiene un precio muy caro; acompañado de un estilo sin filtros, que no deja nada por debajo de la mesa y que narra todo con la crudeza que se merece (y que hubo).


En definitiva, una obra deprimente como ninguna, pero que para variar, me ha encantado. Todo un drama y una biblia social, cuya moraleja  quedó gravada para siempre. Una lectura que deja en claro los puntos más crueles y contundentes de una de las mayores crisis que atravesó Estados unidos, narrada desde el punto de vista de los de abajo, los que más sufrieron. Una novela que cambia perspectiva, que nos hace chocar contra la realidad y que no nos deja indiferentes ante un proceso sumamente duro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario