Los peores de la clase, Federico Vegas. - Mariana lee

sábado, 29 de julio de 2017

Los peores de la clase, Federico Vegas.

 
Que viva siempre la literatura venezolana.

Hace un par de meses, tuve la oportunidad de que me prestaran Los peores de la clase, de Federico Vegas. Nunca había leído nada suyo (qué vergüenza), pero sin duda, después de esta novela, buscaré la manera de hacerlo.

Espero incrementar las reseñas del Proyecto Venezuela en lo que queda de año. En comparación con el año pasado, la cifra es prácticamente nula. El manifiesto por parte de editoriales es casi inexistente y mis medios para acercarme a material de este estilo están escasos. En un país tan desastroso como este hacer libros y conseguirlos es toda una odisea. Es muy cuesta arriba acercarse a literatura venezolana contemporánea, pues entre una cosa y otra, llegar a ella parece ser una tarea difícil que pocos logra (mos) cumplir. Lo cierto es que, a pesar de que ha estado un poco apagado, no pienso dejar de lado esta sección que tanto me gusta y no olviden que mi correo de contacto se encuentra en la parte derecha de este blog, para sumarse a la iniciativa.

Ahora, dejando de lado la habladera (de paja, como decimos aquí), vayamos al libro. En Los peores de la clase, Vegas presenta un compendio de relatos, algunos inéditos y otros pertenecientes a sus primeros libros de ficción breve, donde habla de los recuerdos y anécdotas de los niños malportados, en una gran variedad de personajes terroríficos, que asustan a cualquier maestro. Así, introduce excursiones al Ávila, el recuentro con amores del pasado y el descubrimiento de la pasión por los libros, en un conjunto de muchachos que alguna vez fueron expulsados, citados y tildados como los peores de su clase, en los que refleja un montón de temas cotidianos.

Lo cierto es que un libro como este me vino como anillo al dedo. Estoy terminando la etapa de bachillerato y leer Los peores de la clase me lleva a revivir los 14 años que pasé dentro de mi colegio y las largas horas de estudio que compartí con gente tan diversa. Lo que narra el autor, que parecen ser vivencias, podrían adaptarse a casi cualquiera de mis compañeros. Desde las preguntas del prólogo, hasta las anécdotas y comentarios de las historias, el escritor transmite esa sensación de conocer a los protagonistas. Tal vez es porque todos llevamos aunque sea un poquito de esa rebeldía que caracteriza a los peores de la clase.
 
También, recuerdo con mucho cariño a mis profesores, a quienes también describe Vegas, tan distintos entre sí, pero unidos por el amor por enseñar. Yo, que aspiro a ser en algún momento docente, espero encontrarme con alumnos como estos personajes y ser por lo menos un poquito parecida a las descripciones de dichos grandes de la educación.

Es así como este libro une un total de 23 relatos increíbles, que huelen a recreo y que nos recuerdan a nuestros años de colegio. Vegas aborda la infancia y la madurez, conjugado con una visión irónica de la realidad, cargado de anécdotas, que se pasea por un montón de sensaciones como el desagrado, la ternura y el humor, así como la adolescencia y que trasmiten ese sentimiento de querer acabar con el mundo dentro de las cuatro paredes de un colegio.

1 comentario:

  1. Hola, primera vez que veo de este libro la verdad, y debo decir que me ha llamado la atencion, quizas si lo vea economico me pase por el...

    ResponderEliminar