Ensayo sobre la Ceguera, José Saramago, Reseña.

martes, septiembre 20, 2016 Mariana Teresa Garcia Escobar 7 Comments




Saramago es el amor de mi vida.


Tuve la oportunidad de toparme por primera vez con Ensayo sobre la Ceguera en el 2013 tras haberlo comprado (por tan solo ochenta bolívares, aquellos tiempos mozos en los que se conseguían libros a ese precios) en la Feria del Libro de Altamira de aquel año. Hace poco, lo releí la novela para mi clase de literatura y he quedado más que fascinada y enamorada de éste libro.



Creo que mi problema fue que cuando lo leí en primera instancia estaba muy chiquita (13 años, ahora 17) y estaba acostumbrada a una literatura más suave, más rosa, con esto no quiero decir que no me haya gustado en aquel entonces, todo lo contrario, sino que ahora he encontrado un significado más amplio y he podido conectar más con el libro. La primera vez que me topé con él, lo vi como una historia con toques irreales y ya, ésta vez he encontrado en él un sinfín de enseñanzas prácticas para mi realidad cotidiana, me he enamorado absolutamente de él y además de todo, he sacado 20 en la evaluación (que precisamente fue un ensayo, estoy pensando en transcribirlo y subirlo al blog porque me encantó el resultado). Ensayo Sobre la Ceguera se ha convertido en uno de mis libros indispensables y favoritos, y aún me pregunto cómo no me enamoré tanto antes, pero me supongo que son cosas que a todos los lectores le pasan y agradezco haber tenido la oportunidad de volver a leerlo.



Saramago recibió el Nobel por ésta novela y eso ya dice mucho de él, el libro es simplemente sublime y maneja características muy puntuales y arraigadas del Vanguardismo como sólo Saramago sabe hacerlo. Además, cuenta con una adaptación que no está nada mal y que se apega bastante al concepto del libro, la mayoría de las escenas son tal cual como me las imaginaba y la enseñanza que nos deja Saramago en la novela, está presente de igual forma en la adaptación cinematográfica.



Ensayo sobre la Ceguera nos relata la historia de un mundo que se ha quedado ciego de una manera poco común y contagiosa. Un hombre va de lo más tranquilo en su auto cuando de repente, mientras el semáforo está en verde, comienza a verlo todo blanco, al ir al oftalmólogo éste le dice que sus ojos están completamente sanos y que, normalmente, la ceguera se ve negra (cosa que nadie que no sea ciego puede comprobar), con el paso de las horas, todo aquel que ha tenido contacto con el primer ciego, cae en ésta pandemia. Menos una mujer, la esposa del médico. Los primeros ciegos (la chica de las gafas oscuras; que es prostituta, el médico, el primer ciego, la esposa del médico, el niño bizco y el viejo de la venda negra) son reclutados en una cuarentena para que no tengan contacto con el resto del mundo y que por ende, nadie más sea contagiado. La medida no surge efecto, pues cada vez es mayor el número de ciegos y el sanatorio abandonado donde los tenían reclutados ha perdido el control, la cantidad de ciegos es exorbitante y no se da abasto para tanto. Como era de esperarse (y como ocurre en cualquier situación en cualquier sociedad) surge un grupo que quiere predominar sobre los otros, comienzan a pedir cosas a cambio de la comida, e inclusive mujeres, la situación sale de control y desencadena en muerte y desesperación. El grupo de ciegos cree que ya se han salvado, pero los cierto es que la realidad fuera es mucho peor, pues el mundo entero está ciego, y sólo una mujer tiene ojos. Una novela que nos relata la importancia de poder ver cuando el resto del mundo ha caído ciego y que nos habla sobre cómo recuperar nuestra lucidez a través de una ceguera moral y social que se ha convertido en una discapacidad física.

 

La genialidad de ésta novela es insuperable e inimaginable y la única manera de comprobarlo es leyéndola. En un principio cuesta adaptarse a la peculiaridad de Saramago, pues la novela está estructurada en bloque, utiliza pocos signos de puntuación y los diálogos en vez de venir separados por guiones, vienen separados por comas, sin embargo, una vez que avanzamos en el ritmo de la lectura, se hace cotidiano y más sencillo de leer, pues la prosa de Saramago no es para nada pesada y todo transcurre de una manera bastante rápida, por lo que llegar al final del libro no es para nada complicado.



No es una novela apta para sensibles. Saramago no escribe para sensibles. Describe escenas fuertes y las situaciones en las que se encuentran los personajes principales no son precisamente las más favorables, al leer el argumento, pueden imaginarse a lo que me refiero. El ganador del Nobel va directo al punto y sin tapujos, describe todo tal cual como se lo imagina y dice lo que tiene que decir y punto, sin importarle qué tanto te pueda doler. Esto hace que la novela se torne oscura, fuerte, ruda y que te haga sufrir hasta más no poder, sin embargo,  se queda en tu corazón e inclusive puede cambiar tus perspectivas.



Saramago lleva al lector a hacerse preguntas como ¿qué haría yo en una situación así?, ¿si yo tuviera ojos, sería como la mujer del médico? E inclusive nos llama a ser ese personaje bondadoso y ejemplar que es la mujer del médico, si nos ponemos a ver, cada uno de ellos se quedó ciego por una razón, quién sabe cuál sea, pero es aún más loco pensar porqué la mujer del médico no lo hizo ¿acaso es ella la única mujer con alma pura en esa sociedad caótica y sin nombre que nos describe Saramago? No lo sé, pero sin duda es un personaje ideal y el prototipo de ser humano perfecto.



En definitiva, una historia asombrosa y gran merecedora del Nobel, llena de simbolismos (que si quieren puedo explicar con más detalle en un post más específico, pues no quiero que éste se torne demasiado largo) y de detalles que nos dejan boquiabiertos. Una novela espectacular que todos debemos leer aunque sea una vez en la vida y que tiene más vigencia que nunca.



(5/5).
 

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Qué buena reseña :D Tengo pendiente leer a Saramago ya que me han hablado de él pero aún no termino de decidirme.
    Por cierto, vengo de la iniciativa de Granitos de Arena y ya me quedo por aquí y te sigo ^.^

    Nos leemos! Besitos <3

    ResponderEliminar
  3. Yo me sentí un poco extraña al leer este libro, pero no puedo negar que fue fantastico! Definitivamente tengo que leer otros de este autor

    ResponderEliminar
  4. hola espectacular reseña y nos encanta el diseño del blog,amamos a poe!!!gracias por pasarpor la morada, y si gustas dame click en seguidoras y te tengo como una seguidora sumada.no me figura nombre aun, y nos leemos pronto!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Mar ¿Puedo decirte Mar, o yo soy la única Mariana a la que le dicen así?
    Me pasó lo mismo con otros libros como La Metamorfosis de Kafka, que lo leí con 9 años!!
    A Saramago lo tengo pendiente aún, pero ya tengo algunos comprados, así que de seguro lo lea pronto. La reseña me encantó.
    Un beso grande :)

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    La verdad es que había oído hablar de esta obra de Saramago pero nunca, ni en la escuela, se me cruzó leerla, supongo que es una tarea pendiente que tengo.
    Me quedé fascinada con la idea de que todos queden ciegos menos uno, aunque se entiende que va más allá de la ceguera física sino más una ceguera en términos de reconocer al otro.
    Muchísimas gracias por tu reseña!
    Saludos,
    Sol.

    ResponderEliminar
  7. Hola!! Me quedé enamorada de tu blog, es muy lindo!!
    Hay libros que tienen que llegar en un determinado momento, a mí me pasó de releer y ver que era muy diferente a lo que ya había leído porque las experiencias eran otras y la mentalidad también. Cuando empecé a leer tu reseña me di cuenta que vi la película y me había encantado. No tenía ni idea de que se tratara de un libro. Tengo mucha curiosidad porque ahora sé que no sólo se trata de personas que quedan ciegas sino que tiene un trasfondo.

    Vengo de la iniciativa Seamos seguidores y la de Granitos de arena
    Saludos y nos leemos!!

    ResponderEliminar