Objetos no Declarados - Héctor Torres - Libro - Proyecto Venezuela.

jueves, noviembre 05, 2015 Mariana Teresa Garcia Escobar 4 Comments


Héctor Torres y yo nos volvimos a encontrar con la precuela de Caracas Muerde, Objetos no declarados, publicado bajo el mismo sello, ediciones PuntoCero (a quienes les doy infinitas gracias por haberme dado el libro para reseñarlo) en el año 2014, éste libro sigue la misma línea de Caracas Muerde, una serie de micro-relatos , pero en esta ocasión  vemos más cómo es el venezolano y como el mismo le da forma a su ciudad, o bueno, a su caos particular, en vez de al caos completo que de por si lo rodea.


Una amiga me preguntaba que cuál había sido mejor y se me hace imposible responder ésta pregunta pues son dos joyas literarias que no puedo calificar como una mejor que la otra, si bien son diferentes, se complementan una a la otra,  en Caracas vemos mucho más el caos de la ciudad y aquí vemos más como es el venezolano (cómo reacciona ante esto) y es por ello que estas dos obras son tan magníficas, tan iguales pero a la vez tan diferentes, en Objetos seguimos viendo el caos que significa ser Venezolano y en Caracas vemos lo duro que es sobrevivir a serlo, en fin, dos libros que ningún venezolano se puede perder (y más si tiene el chance de prestárselo a un pana extranjero pa' que vea en la fauna en la que vives).

Me llena de alegría hacer ésta reseña pues me trae muy buenos recuerdos sobre el furor que trajo la reseña de Caracas Muerde y cómo esto influyó dentro de mi blog, de verdad estoy (y estaré) muy agradecida con el sr Hector Torres por hacer (y seguir haciendo) que ésto sea posible.
Tengo éste libro firmado por el al igual que Caracas y son de alguna manera mis dos tesoritos, les sigo recomendando leer éste libro (que pueden encontrar en las librerías Alejandría y en Nacho) a cualquier persona en cualquier momento, no se pueden perder ninguno de los dos libros y no los pueden dejar por nada del mundo, tanto en éste libro como en Caracas Muerde se sufre pero se goza ¡y de qué manera!, en fin, Objetos no Declarados ha dado la talla, y está en mi corazón, justo al lado de Caracas Muerde (jajajaja).

Como ya dije en éste libro nos encontramos con una serie de relatos, no sé cuantos, pero bastantes, un poco más de los que hay en Caracas que comienza con una Introducción en la que se nos explica por qué llamarlo "Objetos no Declarados" y cómo el venezolano hace a la ciudad, y no la ciudad al venezolano, en lo particular ésta introducción me ha fascinado, nos explica como la ciudad se queda entre nosotros porque nosotros le damos la forma a ella, y como ella es un espejo de nosotros, de verdad, es una maravilla que el libro comience con tan buen pie y termine con un epílogo tan hermoso con testimonios de personas que viven (queriendo o no) fuera del país: como les resulta difícil amoldarse a una cotidianidad tan diferente y de cómo se sienten en casa cada vez se encuentran con un venezolano, o cada vez que escuchan noticias buenas de su país natal, e incluso cada vez que se dan cuenta por la calle de que el pana que viene bajando por ahí es venezolano solo por un gesto que acaba de hacer. En fin, en éste libro vemos como es difícil sobrevivir siendo venezolano, y lo complicado que es aceptar las manías de cada uno, pero también vemos lo difícil que es despegarse de ésta tierra donde se sufre, claro que sí, y muchísimo, pero se goza, se ama, y sin duda alguna se disfruta y jamás puede abandonar nuestro corazón.
Alguien afirmó en una ocasión que los países desarrollados no son aquellos en los que los pobres tienen carro, sino en donde los ricos usan transporte público.

En éste libro también se nos relatan las diferentes personalidades / maneras de ser del venezolano, pero bien detalladas, Héctor Torres nos describe en el capítulo Some Kind of Nature a los tukis, los snobs, a los sifrilandros, los repartebofetadas, los centrocomercialeros, los tyrannosaurus, los pretadores, los bárbaros, en fin,a toda esa fauna caraqueña de la que todos formamos parte y de la que nunca podremos escapar, nos describe muy bien a través de metáforas (pero también de la cruda realidad) cómo son estos personajes y cómo aspiran a ser uno más del montón, como la mayoría de los venezolanos.

Hay capítulos que me gustaría destacar más allá y son: Cuando Agustín se encontró en Cabilla, Decenas de canales para un solo espectador y No todos los que andan es porque viven, son relatos que me han movido las fibras e incluso me han sacado lágrimas, ahí es dónde vemos que el venezolano es bien coñoemadre pero también tiene un corazón que bombea sangre y a pesar de todo es buena gente y se preocupa por el otro, decir más de ésto sería spoiler por lo que no quiero decir nada más, sólo que si tienen la oportunidad de leer aunque sea el relato "Cuand Agustín se encontró en Cabilla" no la dejen pasar porque sin duda es una maravilla, y quizás una pequeña metáfora de lo bueno y lo malo que es el venezolano.

¿Qué decir de la prosa de Héctor Torres? Es sencilla, fresca, y rápida de entender, pero también de analizar, el libro tira las llamadas conchitas de mango que queriendo o sin querer captas porque es algo que has estado experimentando toda tu vida, o que probablemente experimentarás.
En definitiva, este libro es otra maravilla escrita por Héctor Torres que espero que tengan la oportunidad de adquirir y disfrutar así como lo he hecho yo, este libro nos sigue describiendo y analizando tal cual somos, y me ha hecho reír muchísimo, y quiero copiar un fragmento (que es un chiste), porque aún lo recuerdo y me pongo a reír y a aplaudir como una foca: Echá pa'trás. Echá pa'trás vos. Pero echá pa'trás ¿por qué no lo haceís vos? El primero pone el freno de mano. El otro también. El primero apaga el carro. El otro hace lo mismo- El primero saca un libro de la guantera y advierte, encogiéndose de hombros: <<Me voy a leer la Biblia>>. Con la legendaria agilidad mental que se adjudica a su adn el otro le replicó de inmediaro: <<cuando terminéis me la prestáis>>. De nuevo muchas gracias a la editorial Puntocero por permitirme leer de nuevo a Héctor Torres y disfrutarlo de la manera en la que lo he hecho, y en la que espero que todos ustedes lo hagan.








4 comentarios:

  1. ¿Donde compraste el libro? me llamo mucho la atencion asdfghsdkfds. Saludossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si soy pendeja, ya vi donde jajajajaja. Igual dejame decirte que, ¡me gusto mucho la reseña! creo que pasare pronto por Alejandria a comprarlo :3.

      Eliminar