Memorias de mis Putas Tristes - Gabriel García Márquez - Libro

lunes, agosto 03, 2015 Mariana Teresa Garcia Escobar 0 Comments


El año pasado me propuse leer todos los libros de García Márquez tras haber leído la famosa novela: Cien Años de Soledad y haber quedado fascinada; Memorias de mis Putas Tristes es el último libro publicado por el mismo García Márquez en el año 2004 y adaptado a la gran pantalla en el 2011 (adaptación que aún no he visto), la novela me ha fascinado, la literatura clásica es mi género favorito, y aunque éste libro para mí no está a la altura de clásicos hispanos como Marianela,Ifigenia y como no, también 100 años de soledad; es una innovación para la época aunque no tuvo
el impacto que hubiera podido tener en el siglo XX.
La novela publicada a inicios del siglo XXI es bastante peculiar y está llena de astucia como todos los libros de Gabo, y a pesar de que no te haga precisamente pensar mucho, trata de varios temas tabú como por ejemplo la prostitución y el mito de la vejez. En este libro vemos al Márquez de 76 años escribiendo un libro sobre una persona de noventa años solitaria, que nunca tuvo familia con deseos sexuales bastante extraños: festejar su cumpleaños con una virgen.
El anciano periodista aficionado a la música clásica, protagonista de éste libro recure a su vieja “amiga” Rosa para festejar su cumpleaños con una doncella virgen con carácter de urgencia, sin embargo cuando llega el día se encuentra a quién denominaría Delgadina (por una canción que le canta cada noche que la cuando la ve) y su nuevo prohibido y obsesivo amor por la joven de tan sólo 14 añitos  que vende su dignidad para darle de comer a su familia, de la cual no conoce ni su voz, ni el color de sus ojos pero si su suave cuerpo, y a la que no quiere tocar simplemente porque la idealiza como la figura del amor para un hombre que nunca ha estado enamorado. 
Descubrí que mi obsesión de que cada cosa estuviera en supuesto, cada asunto en su tiempo, cada palabra en su estilo, no era el premio merecido de una mente en orden, sino al contrario, todo un sistema de simulación inventado por mi para ocultar el desorden de mi naturaleza. Descubrí que no soy disciplinado por virtud, sino como mi reacción contra mi negligencia; que parezco generoso por encubrir mi mezquidad, que me paso de prudente por mal pensado, que soy conciliador para no sucumbir a mis cóleras reprimidas, que solo soy puntual para que no se sepa cuán poco me importa el tiempo ajeno. Descubrí, en fin, que el amor no es un estado del alma sino un signo del zodíaco.
Así se va narrando la historia del amor que no tiene edad, y nos vamos dando cuenta de que puedes tener cien años y aún así poder sentir la magia del amor; vemos como se desarrolla un amor tierno aunque obsesivo e idealista, Gabo ha conseguido bastante bien narrar la historia de cómo un sabio anciano que ha vivido siempre al margen del amor idolatra a una niña dormida en las paredes de un burdel, y la imagina en cada movimiento inconsciente que hace mientras respira profundamente dormida mientras le lee cuentos
Es un libro que tiene un objetivo y es que el lector encuentre interesante algo que a simple vista puede parecer perverso, nos hace ver que la vejez no es el final de la vida y si te lo propones puede ser el comienzo del todo, y sobretodo, que el sexo también se puede practicar con la mirada y sentir placer. La vejez y la juventud son etiquetas de la sociedad porque todo está en nuestra cabeza y en nuestra forma de ver las cosas, y en este libro podemos evidenciar que todo depende de cómo veamos la vida pues la vejez también puede ser la época dorada de tu vida. Memorias de mis Putas Tristes tacha el tabú de que ser viejo es sinónimo de no sentir y de no poder enamorarse por ser tachado de viejo verde, baboso, etc OJO QUE NO DIGO QUE NO LOS HAYA, vemos el lado sensible de un viejo anciano y leemos a un Gabo mayor con la misma pluma y amor por la escritura que siempre.
En definitiva, este libro me ha enseñado en que no todas las pautas entre lo correcto e incorrecto son ciertas y que no debemos meter a todos en un mismo saco, si bien hay mucho loco suelto, en este libro vemos que hasta un loco puede caer en el amor y pasar de deseos sexuales fuertes a cuentos infantiles a una niña dormida. 



0 comentarios: