Sobre Stranger Things y porqué deberías verla. - Mariana lee

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Sobre Stranger Things y porqué deberías verla.



Stranger things ha sido todo un fenómeno. Toda persona en el planeta debería verla porque es una obra de arte. Los hermanos Duffer (productores) la describen como una carta de amor a los clásicos sobrenaturales propios de los 80, inspirados enormemente en la literatura de Stephen King y el cine de Steven Spielberg. Se siente en la historia, en los personajes e incluso, en la banda sonora, que se combinan perfectamente para hacer una grandiosa serie, que hace un homenaje a una época llena de nostalgia.

La ciudad ficticia de Hawkins es como cualquiera de aquellos pueblos retratados en el clásico cine estadounidense. Con un aire muy similar a Hill Valley de Regreso al futuro, es una ciudad que se ve afectada por una serie de hechos sobrenaturales, donde cuatro niños, que al mejor estilo de ET juegan en el sótano, hasta que toca partir a casa y uno de ellos (Will) desaparece. Sus amigos y familia junto a la policía local intentan buscar respuestas y terminan descubriendo un mundo sobrenatural que incluye facciones secretas del gobierno haciendo experimentos, al mejor estilo de Expediente X, un mundo al revés y una niña con poderes sobrenaturales.

Aparte, hace claros guiños a escritos de King como “The Body” que sirvió como base para la película Cuenta Conmigo, cuya referencia se encuentra a lo largo de toda la serie, pues dicho film se centra en la historia de un grupo de amigos que emprende una travesía por el bosque en busca del cuerpo de un niño perdido. Con claras referencias a Resident Evil, Silent Hill, Alient o La Cosa,  Stranger Things cuenta con grandes actuaciones como la de Winona Ryder como Joyce Byers, la madre del desaparecido, que se ve envuelta en un estado de nerviosismo y temperamento frente a la realidad que le toca afrontar; así como la de Finn Wolfhard como Mike Wheeler, el mejor amigo de Will, que debe enfrentarse a situaciones extrañas, en compañía de sus amigos, donde conoce a Once, interpretada por Millie Brown (mi favorita), una niña que viene del mundo al revés y que posee poderes sobrenaturales, que utiliza para poder encontrar al pequeño (y esta niña pasará a la historia como una de las mejores actrices infantiles del mundo del cine).



A través de ocho capítulos, la serie cuenta con grandes referencias a la época y hace un homenaje a los grandes de la ciencia ficción.  Maneja efectos especiales muy bien trabajados, sobretodo en las escenas del demogorgón que se parece mucho a los monstruos de la película Ridley Scott. Toda la cuestión del juego Calabozos y Dragones, así como los cómics que los niños se intercambian, dotan a Stranger Things de un sentido de terror y suspenso, que nos mantiene esperando que aparezca, al mejor estilo de Viernes 13.

Además, introduce las peleas de colegio, la curiosidad hacia el sexo opuesto y el fanatismo por los videojuegos, las películas y los cómics como eje central de la serie, que aborda la amistad como punto fuerte y el hecho de ayudarse mutuamente como pueblo ante la adversidad. Stranger Things es una serie que lo tiene todo y que deben ver. Posee personajes bien construidos, entrañables, que sientes que te importan; una historia intrigante, que asusta y que maneja muy bien el suspenso, llena de guiños al pasado y que, sin duda, marcará un antes y un después en el estilo de las series del siglo XXI. Tienen que verla, porque también posee un soundtrack maravilloso, lleno de canciones emblemáticas de la época. En definitiva, una serie espectacular, que es un regalo para todos los amantes de la ciencia ficción, que hay que ver y cuya segunda temporada se estrena este 27 de octubre.






 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario